• Regístrate
Estás leyendo: Me formé 4 horas para llegar al 'trono de hierro'... y fracasé
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 11:24 Hoy

Me formé 4 horas para llegar al 'trono de hierro'... y fracasé

Game of Thrones

Miles de capitalinos siguieron la #RutadelTrono para gobernar por unos segundos los siete reinos, pero pocos lograron sentarse en el 'trono de hierro'.
Publicidad
Publicidad

Más de 2 mil personas, un solo trono de hierro. Game of Thrones llegó a la Ciudad de México y, como buena fan, no podía perderme la experiencia de gobernar los siete reinos.

La ruta del trono empezó el 10 de abril en la Alameda Central y concluyó ayer en el Parque México, pasando por lugares como Reforma 222 y la Fuente de Cibeles.

En redes sociales advertían que las filas para tomarse la foto eran kilométricas, incluso mi papá me llamó para decirme que en el Parque Lincoln, el penúltimo lugar de la ruta, al menos 500 personas “se quedaron con las ganas”

Aun así corrí de la zona centro al Parque México, en la Condesa, para formarme al menos las cuatro horas que estaba prevista la visita del trono.

16:10 horas: llegué al parque, había más personas de las que se esperan en un sábado; mientras caminaba busqué el final de la línea y rebasé a muchos que también se dirigían al mismo punto.

Me formé a la mitad de uno de los senderos del parque, sobre la avenida México, entre Sonora y Michoacán.

Inmediatamente llegaron cinco personas más, busqué con la mirada el inicio de la fila y el trono... nada. Un hombre enfrente de mí comentó que la meta estaba en el Foro Lindbergh, sobre la calle Michoacán.

“Hay que dar toda la vuelta a las jardineras hasta la otra esquina y luego rodear la fuente, y todavía cruzar el foro”, me dijo señalando la fila de al menos 600 personas frente a nosotros.

Opté por escuchar música en mi celular mientras veía llegar a cada vez más fans, algunos vestidos con camisas con frases de la serie o vestidos como los personajes más importantes.

Las filas en el Parque Lincoln, en la colonia Condesa. (Octavio Hoyos | Milenio)

16:45 horas: un hombre me preguntó cuánto tiempo llevo formada y desde dónde; le respondí que al menos una hora desde apenas unos 10 metros atrás, pero el joven frente a mí me corrigió, sólo habían pasado ¡35 minutos!

17:39 horas: aunque apenas había llegado a la esquina de Sonora y avenida México, parecía que el avance de la fila llevaba buen ritmo, pero mis pies ya comenzaban a doler y la mochila a incomodarme.

17:51 horas: di gracias por los árboles, hacía calor pero al menos estaba bajo la sombra. A ratos dejé la música y mejor me puse a escuchar las conversaciones de las personas que iban frente a mí sin descuidar mi lugar. Con el correr del tiempo, comenzaron las conversaciones típicas de desconocidos que tienen algo en común: ay, el calor, ¿te enteraste de las noticias más importantes de la semana?, ¿quién crees que se quede con el trono de hierro?

Aunque la fila avanzaba a buen ritmo, era demasiada la gente esperando llegar al trono de hierro. (Octavio Hoyos | Milenio)

18:20 horas: ¿Sansa, Jon Snow, Cersei Lannister o Daenerys Targaryen?, el debate continuó, pero ahora en la segunda esquina de Sonora y el otro lado de la avenida México, que rodea al parque.

Mi estómago comenzó a gruñir y una ligera punzada en mi espalda a molestar, ¿ir al baño? Mejor ni pensarlo.

19:17 horas: casi tres horas desde que llegué y la desesperación y los rumores comenzaron a escucharse. Volteé a ver a quienes estaban donde yo inicié, vi a los que iban adelante... apenas llevaba la mitad del trayecto.

Entre la gente, reconocí a un amigo de la universidad y comenzamos a hablar. Me dijo que cuando el trono estuvo en la fuente de Cibeles se quedaron hasta las 23:00 horas y con su comentario, mi esperanza renació.

19:33 horas: las piernas ya dolían, mis botines y mis pies se hicieron uno mismo y el ardor en la espalda se hizo imposible de ignorar, pero la fila seguía avanzando y ya estaba tan cerca del trono, que desertar ya no era opción.

Mucha hambre y casi nada de efectivo... ni para un hot dog de los carritos del parque me alcanzaba con las monedas que traía. Mi compañero de enfrente, con quien compartí mis secretos de Game of Thrones, se dio cuenta de mi predicamento y me compró uno. Qué chistoso cómo, en situaciones adversas, la empatía entre extraños se asoma, ya sea en charlas ocasionales o en forma de hot dogs.

La fila era interminable, pero nadie se movía. Todos conservaban la esperanza de sentarse en el trono de hierro. (Fernanda López | Milenio)

19:43 horas: mejor me senté en el suelo unos momentos antes de que la fila avanzara y cruzáramos la fuente, antes de llegar a la parte trasera del foro Lindbergh.

En ese punto, ya todos sabíamos bien quién estaba frente a quién y bromeamos con bloquear la avenida Insurgentes si no alcanzamos a tomarnos la fotografía.

Algunos de los que iban acompañados dejaban por momentos la fila para caminar al inicio de la misma y analizar la situación... o mínimo tomarle foto al trono de hierro antes de que se lo llevaran.

“Los del staff dicen que a las ocho en punto se van”, nos dijo un señor que formado con su novia tres lugares atrás de mí, aun así nadie se va.

Al trono de hierro llegaron pocos... muchos otros se quedaron con las ganas. (Octavio Hoyos | Milenio)

19:55 horas: Ya estaba en las escalinatas del foro, sólo 10 metros me separaban del trono de hierro, no quería perder la esperanza, pero en el fondo sabía que era una misión imposible... al menos 100 personas seguían frente a mí.

Sólo pensaba en no llorar, incluso mi dolor de piernas perdía sentido ante la posibilidad de que ni siquiera lo viera.

20:00 horas: la fila avanzó nuevamente, sólo que esta vez no nos detenemos, aceptamos lo peor ¡se va el trono de hierro!

Alcé la mirada y vi que ya ni si quiera está ahí, continué avanzando y con decepción vi que el premio de consolación son unos violinistas con la pancarta de la ruta del trono a un lado.

Ni modo, junto al menos 400 personas más lloraré en silencio hasta ver hoy el estreno del primer episodio de la temporada final de Game of Thrones.

​alec

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.