• Regístrate
Estás leyendo: Las benditas “redes sociales”
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 09:29 Hoy

Caleidoscopio

Las benditas “redes sociales”

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

¿Qué tanto tiempo hace que aparecieron la primeras aplicaciones como Facebook, Instagram, Twitter o WhatsApp? Fue en 1995, apenas 23 años, cuando surgió el sitio web clasmate.com que evolucionó en pocos años para después llamarse Six Degrees, dando paso a la construcción de un sistema de comunicación multifacético que se valió del internet para su funcionamiento. 

Hoy, literalmente cientos de millones de seres humanos alrededor del planeta interactúan con fines muy diversos a través de las redes para divertirse, informarse, capacitarse, platicar y hacer negocios, o difundir ideas y temas de relevancia y otros no tanto, al grado que hoy se han convertido en un instrumento de los gobiernos y de los políticos para influir sobre la población, unas veces con fines legítimos, pero otras con fines aviesos. 


Las redes sociales se han convertido finalmente en un fenómeno global, en constante evolución, pero con una riqueza descomunal de información que vuela literalmente en una nube que cubre todo el espacio. 

Esta enorme masa se instala, se mueve, incluso muta y se esconde cual si fuera un virus de la sangre, incrustado en el cerebro de millones de seres; y ello sucede porque la información entra sin filtros, sin comprobación y sin acreditar casi nunca su “fuente” y por eso se hace mal uso de ella pues se miente y se manipula deliberadamente, se gestionan fines políticos y de proselitismo, no sólo religiosos sino también de carácter obscuro y diabólico. 


Para algunos políticos hoy son las “benditas redes sociales” pues les han redituado jugosos dividendos, sin percatarse que algún día se revertirán sus beneficios para convertirse en maldición. 


Para muchos de nosotros que chateamos entre familiares, amigos o colegas de profesión con el único fin de intercambiar ideas, platicar sobre la vida cotidiana o intercambiar información que suponemos es de nuestro interés, se corre el riesgo de trivializar la comunicación o incluir contenidos, imágenes o documentos de dudosa procedencia sin comprobar la “fuente” provocando que todos perdamos el tiempo en reenvíos sin saber quién originó tal o cual tema.

El usuario activo que reenvía sin saber quien originó la información es como un terrorista anónimo. Hay que evitarlo. 



federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.