• Regístrate
Estás leyendo: La inflación de la bata blanca
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 03:48 Hoy

Nada personal, solo negocios

La inflación de la bata blanca

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

El tratamiento que se hizo en un hospital privado el año pasado, en éste le costará 10 por ciento extra. Esta diferencia se conoce como inflación médica. “Cada año es de doble dígito”, dice Gustavo Cantú, presidente y CEO de Seguros Monterrey New York Life. En 2018 rondó 15 por ciento. No ha habido un solo año en el que no hayan subido los costos de cualquier servicio de salud: por ejemplo el tratamiento de un cáncer de mama en 2010 costaba entre 75 mil y 200 mil pesos anuales; hoy supera los 500 mil pesos.

¿Qué influye en esta inflación de bata blanca?: avances tecnológicos que representan un costo extra alto (dispositivos o medicamentos de última generación como la inmunoterapia), insumos importados a merced del tipo de cambio y la falta de protocolos médicos homologados. “Hoy no hay un check list de lo que se debe hacer en el tratamiento o atención de un paciente”, agrega Cantú. Los médicos en la práctica privada no tienen la obligación de apegarse a las Guías de Práctica Clínica (que datan de 2007), una serie de recomendaciones para médicos y pacientes sobre los pasos y tratamientos a seguir.

Es en estos espacios de libertad donde se multiplican, incluso en dolencias simples, los estudios extras de laboratorio, radiografías, resonancias o tomografías poco justificadas. Esto genera sobrediagnósticos, sobremedicación y prescripción de estudios caros sin un claro beneficio al paciente. En EU detectaron en 2017 que en promedio 24.9 por ciento de los análisis y procedimientos recetados eran innecesarios. “Nosotros actualizamos nuestras tarifas para garantizar la solvencia necesaria y poder hacer frente a los gastos médicos de los asegurados”, afirma Cantú.

Hay otro costo extra: el de las demandas por negligencia. “Cada vez más médicos y hospitales se protegen contratando seguros de responsabilidad profesional y equipos de abogados”, agrega Xavier Tello, consultor en comunicación en salud. La inflación médica tiene como principal víctima a los pacientes, que terminan pagando estos incesantes aumentos.

Un informe del Imco (Pequeños pasos para transformar al sistema de salud), tras analizar este fenómeno, sugiere crear una Subprocuraduría de Servicios Privados de Salud en Profeco que con la SSA proteja y asesore a los usuarios finales. Una emergencia médica es un trauma emocional y una sorpresa en costos. Por eso es una buena idea lo que acaba de aplicar EU: una ley federal obliga a los hospitales privados a publicar todas las tarifas que cobran por cada servicio.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.