• Regístrate
Estás leyendo: Yo quiero ser presidente
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 11:56 Hoy

Duda razonable

Yo quiero ser presidente

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Vivo en un país donde hay más suspirantes a presidente que propuestas de solución.

No soy tan ingenuo y entiendo que muchos dicen que aspiran a ser presidente de México para negociar otra posición o protegerse frente a algún embate por su pasado.

Aún así, en este momento, a semanas o días de saber quién estará en la boleta, quienes han llegado hasta acá se lo creen. Sí creen no solo que pueden, cosas que hablan de un ego bien desarrollado, sino que habría suficientes millones de mexicanos que votarían por ellos, cosa que habla de un amor a sí mismos bien cultivado.

Me refiero, por supuesto, a todos los partidos y a los independientes.

Usted conoce la baraja. Todos tienen asesores, asistentes, coordinadores que les dicen lo maravilloso que sería si él o ella llegaran a Los Pinos. Y ellos se lo creen. Aun los que han tenido algún recorrido por administraciones federales o estatales, y que por lo tanto conocen el deterioro institucional, las fuerzas vivas de la burocracia, los poderes de facto que amenazan, cabildean, influyen. Saben que lo que uno quiere no se logra, o se logra a medias. Saben que ponen en una vitrina su vida y la de sus familiares y la de sus amigos, más ahora en tiempos de redes sociales; nada de eso les hace dudar.

Todos contestarían a estos párrafos diciendo que lo hacen por amor a México. Puede ser. Pero creo que pesa el amor a sí mismos.

Porque revisemos la baraja. ¿A quién representan tantos? ¿Qué tan diferentes, en serio, son unos de otros? Salvo las excepciones obvias, Marichuy, por ejemplo, que además dice ya que ella no quiere ganar. ¿Cuál de todos ellos puede mostrar una cosa que fue su responsabilidad y llegó a buen fin, mejoró algo y hoy funciona para la comunidad que fue pensada?

En muchos casos, la mayoría, la oferta son ellos mismos. Vota por mí, cree en mí, yo soy el bueno. En el país de la desconfianza apuestan al gran acto de confianza.

En el frente, por ejemplo, ha circulado la información de que directores de ONG y ciudadanos de a pie han sido embelesados con el canto de las sirenas y quisieran competir, ahora que se defina un método. ¿En serio? ¿Es lo mismo dirigir una organización de 40 personas a un país?

Entiendo que no hay otra opción, que así funciona esto, pero no estaría mal escuchar a alguien que empezara confesando que está cabrón. Que necesita de mucha gente y muchas ideas y muchos sacrificios.

Que con él o ella, pues no alcanza.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.