• Regístrate
Estás leyendo: Prepara el EZLN “red de resistencia” contra proyectos de López Obrador
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 06:35 Hoy

Prepara el EZLN “red de resistencia” contra proyectos de López Obrador

Reportaje

Considera prioritario oponerse a la siembra de un millón de hectáreas con árboles frutales y maderables en el sur del país y a las empresas mineras que tienen concesionadas grandes extensiones de territorios indígenas, entre otros planes.
1 / 3
Publicidad
Publicidad

A 25 años de su alzamiento armado, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) prepara una nueva forma de oponerse a algunos de los proyectos más importantes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La dirigencia zapatista —que lleva 16 años sin dialogar de manera oficial con ninguna administración federal— se encuentra reunida estos últimos días de 2018 en el poblado autónomo de Guadalupe Tepeyac, Chiapas, con simpatizantes y organizaciones de diversos lugares del país que apoyaron la candidatura de María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, como vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), una instancia creada por los zapatistas y el Congreso Nacional Indígena (CNI) para intentar participar en los pasados comicios.

Una de las principales ideas que se discuten es si las redes de voluntarios que consiguieron más de 280 mil firmas de apoyo a la candidatura de Marichuy, además de seguir apoyando la lucha de diversos pueblos originarios que forman parte del CNI, se deben sumar a otras batallas sociales, urbanas y rurales de México y otros países. El nombre provisional que ha tenido esta nueva instancia es el de Redes de Resistencia y Rebeldía.

Desde octubre pasado, tras el triunfo de López Obrador en las elecciones, el EZLN sostuvo reuniones con el CNI y el CIG para analizar el escenario actual. En un texto elaborado en conjunto concluyeron que el nuevo gobierno emanado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) amenaza a los pueblos Binniza, Chontal, Ikoots, Mixe, Zoque, Nahua y Popoluca del Istmo de Tehuantepec con sus proyectos trasístmicos y la expansión de las Zonas Económicas, así como a los pueblos mayas del sureste con su proyecto de tren que recorrerá los estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas.

También consideraron prioritario oponerse a la anunciada siembra de un millón de hectáreas con árboles frutales y maderables en el sur del país y la oferta para que sigan invirtiendo las empresas mineras que tienen concesionadas grandes extensiones de los territorios indígenas, así como la incorporación de 50 mil jóvenes a las fuerzas armadas y la actualización del Tratado de Libre Comercio, cuya entrada en vigor hace 25 años, fue el marco de la insurrección zapatista de 1994.

AUTONOMÍA DE FACTO

El 1 de enero de 1994 el EZLN se alzó en armas tomando las cabeceras de siete municipios de Chiapas. Con el paso de los días, su levantamiento no fue aplastado por las fuerzas militares ni tampoco detonó una insurrección a escala nacional, como esperaba la organización hasta entonces clandestina. Tras la declaración oficial de amnistía y cese al fuego por parte del gobierno, la guerrilla impulsó desde la selva Lacandona la apertura democrática de México, mientras que los escritos del subcomandante Marcos, líder inicial de la gesta, se convirtieron en un referente de la lucha contra el neoliberalismo a escala global.

Tras un largo camino de negociaciones, tensiones y desacuerdos con los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Vicente Fox, sin demasiados aspavientos mediáticos, los zapatistas declararon en 2003 como territorio autónomo una serie de comunidades ocupadas desde el comienzo de la insurrección y dejaron de dialogar de manera oficial con los siguientes gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

A su modelo de gobierno independiente los zapatistas lo llamaron Caracoles. En la actualidad es regido por estas Juntas de Buen Gobierno regionales en las que participan representantes de 27 municipios rebeldes que conforman el espectro de la resistencia que ha consolidado el EZLN, al margen de las autoridades y leyes oficiales.

Durante el proceso de consolidación de esta autonomía de facto —tras la negativa de todos los partidos políticos de otorgarla a través de los Acuerdos de San Andrés Larrainzar— el zapatismo se alejó de los escenarios nacionales hasta 2006, cuando, bajo el marco de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, lanzó una iniciativa de organización apartidista y anticapitalista llamada La Otra Campaña, en la que marcó distancia con López Obrador, candidato presidencial del PRD en las elecciones de ese año, quien en 1994 había recibido el respaldo del zapatismo, tras ser derrotado en las elecciones por la gubernatura de Tabasco.

La decisión de no apoyar a López Obrador en 2006 provocó que los zapatistas perdieran apoyo entre algunos simpatizantes y organizaciones que decidieron optar por la vía electoral, aunque el zapatismo se consolidó al interior del Congreso Nacional Indígena y otras expresiones políticas.

Durante los años siguientes, la organización vivió de manera interna dos momentos claves. El primero, que no trascendió sino hasta años después, ocurrió en 2010, cuando el subcomandante Moisés asumió la dirigencia militar de la organización; el segundo, en 25 de mayo de 2014, cuando, tras el asesinato de un militante zapatista llamado Galeano, fue decretada la muerte del subcomandante Marcos, para renacer ese mismo día con el nombre de subcomandante Galeano, actual vocero.

“NUEVA RELIGIÓN”

Tras la victoria de López Obrador, Galeano apareció en agosto pasado junto con el líder militar, Moisés, y por lo menos 90 comandantes del Comité Clandestino Revolucionario Indígena para dar un mensaje a 300 integrantes de las Redes de Apoyo al Concejo Indígena de Gobierno que acudieron al caracol de Morelia.

Galeano ratificó en esa reunión que no habían tenido contacto alguno con el nuevo gobierno, como lo había comentado semanas antes Alejandro Solalinde, sacerdote y activista cercano al presidente López Obrador. Ante los visitantes a la zona zapatista, el líder rebelde ratificó su oposición al nuevo gobierno, el cual auguró que vendrá con un “nuevo pensamiento único”.

“Hay una especie de nueva religión que se está gestando —explicó—. Ya las luchas no son por una demanda, sino que hay luchas buenas y hay luchas malas. Para ponerlo en un lenguaje que entiendan: están las luchas buenas y están las luchas que sirven a la mafia del poder, el arte “bueno” y el que sirva a la mafia del poder, el quehacer científico “correcto” y el que sirva a la mafia del poder. Todo lo que no se guíe por el nuevo pensamiento único que se está normando, es parte del enemigo. Y la fe, o la nueva fe que se está gestando ahora, necesitan de un individuo excepcional, por un lado, y una masa que lo siga”.

Galeano señaló también que “la vocación de derechas del nuevo equipo de gobierno es innegable”, por lo que decir que el gobierno de López Obrador “es de izquierda o progresista, no es sino una calumnia”. También ironizó sobre la forma en la que se empieza a reescribir la historia oficial. “En ella, todos los movimientos sociales y políticos del pasado en realidad apuntaban a llevar a la Presidencia a López Obrador. Ya leímos que el movimiento del 68 no fue sino el antecedente del “fin de los tiempos, 50 años después”, o que “quienes ayer eran del PRI, del PAN, del PRD, del Verde Ecologista, o que se foguearon como militantes en la farándula, ahora son preclaros líderes de la Cuarta Transformación”.

De acuerdo con el análisis del líder zapatista, “viene un alud, un tsunami, de análisis frívolos y chabacanos, de nuevas religiones laicas, de profetas menores —muy menores—, porque tienen la plataforma para hacer eso. Habrá muchos sapos para quien quiera tragarlos. Y puesto que hablamos de neo religión, las ruedas de molino se democratizarán para que todos puedan comulgar”.

La decisión del EZLN de oponerse al gobierno de López Obrador se dio después de una consulta al interior de la organización, explicó Galeano: “Consultamos, y dijimos: ‘bueno, si nosotros decimos esto ¿qué va a pasar? Nos vamos a quedar solos, nos van a decir que somos marginales, que estamos quedándonos fuera de la gran revolución… de la Cuarta Transformación o de la nueva religión (o como quieran llamarla), y vamos a tener que remar contra corriente otra vez’. Pero no es nada nuevo para nosotros y nosotras eso de quedarnos solos. No tenemos miedo de ser zapatistas y lo vamos a seguir siendo.”

El encuentro en el que se discute la nueva forma de resistencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y las organizaciones que lo apoyan concluirá el 31 de diciembre con la celebración del alzamiento en el Caracol de La Realidad, ubicado en la zona selvática fronteriza de Ocosingo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.