• Regístrate
Estás leyendo: Los Momentos
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 17:40 Hoy

De oficio reportero

Los Momentos

Ricardo Magallán

Publicidad
Publicidad

1.-¿De verdad cabe hacer una comparación de qué crisis es la peor entre la de Pumas y Chivas? Creo que no. Si bien los dos equipos andan en horas muy bajas, causando mayores vergüenzas que satisfacciones a los suyos y volviendo a meter la duda si no será necesario ya replantearse aquello de a quiénes llamamos “grandes” y nuestros motivos para hacerlo, la realidad es que lo que vive Chivas, por mucho, es más trágico que lo que pasa con los de la UNAM. ¿Por qué? Es muy sencillo: el nivel de expectación que había sobre uno y otro a principio de temporada. Y es que en Chivas con el racimo de “buenos” futbolistas que se compraron a principio de temporada la gente se deslumbró y se generó un optimismo respecto a los alcances que podría tener este equipo tan alto que hizo olvidar que detrás de esas contrataciones venía una plantilla compuesta por jóvenes que se hicieron viejos en su intento de consolidarse y de algunos flojonazos que de identidad y amor a la playera entienden poco. Y ni qué decir de lo que había en la banca, un tipo al que el fracaso lo trae de hijo. En Pumas, en cambio, a nadie se engañó. La apuesta fue la misma de las dos últimas dos temporadas prácticamente con la misma plantilla buena pero discreta y apelar a que su técnico volviera a lograr que con corazón, pulmón, nana y nenepil el equipo pudiera arañar liguilla. Aquí, el optimismo tenía un pilar más bohemio que real. Así las cosas, ni comparar. Igual, ambos equipos andan para el garrero.

2.-Y hablando de Pumas, lo que sucedió la semana pasada con Bruno Marioni y su altercado con un aficionado en Ciudad Juárez desató que varios se levantaran alarmados, como si les hubieran picado las nalgas con un alfiler, para EXIGIR el cese del argentino por no manejarse de acuerdo a los “principios de la UNAM”. Así de ridículos. Por favor, de principios de la Universidad solo que hablen los que han pasado por ahí, los demás, de verdad, nos vemos ridículos colgándonos de ese discurso moralino. Es más, ni los que estudiaron o estudian en la máxima casa de estudios son tan cursis en estos temas como esa horda de ridículos que alzan su berrinchuda bandera “moral” para pedir que corran a Marioni por agarrarse a golpes con un fulano. A ver, Bruno debe dejar de ser el técnico de Pumas por sus malos resultados, porque ya demostró que no cuenta con las credenciales para sostener esta responsabilidad y ya. Lo demás, por favor, es histeria absurda.

3.-A Ricardo La Volpe le siguen achacando que no ha ganado nada, que de que sirve que sus equipos jueguen bonito si nunca han consumado su estilo con títulos. Y que equivocados están sus detractores. Es verdad, quizá La Volpe no ha ganado nada en 1678 años, pero nosotros, los amantes del futbol, hemos ganado TODO con su presencia en nuestra liga. Siempre, siempre, por delante un técnico que apueste por el espectáculo, por el futbol vertical, por el vértigo que uno que se guarde aunque sea lo mínimo. Ricardo es para disfrutar, apapachémoslo. Les guste o no, hay un antes y un después del Bigotón en el futbol mexicano, éste sí marcó historia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.