• Regístrate
Estás leyendo: Chingaputamadral, en lista de espera
Comparte esta noticia

Cazapalabras

Chingaputamadral, en lista de espera

Moisés Cervantes

Publicidad
Publicidad

Todavía resuenan en mi mente, como música, Octavio Paz y Carlos Fuentes, con sus antologías de la ‘chingada’ y del verbo ‘chingar’, en sus libros El laberinto de la soledad y La muerte de Artemio Cruz, respectivamente. Sin embargo, estas palabras tienen otros derivados propios del habla popular, que están recogidas en el Diccionario de Mexicanismos, de la Academia Mexicana de la Lengua, pero que aún no están registrados en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

Entre esas palabras podemos citar:1. Chingá es una ‘malsonancia’ que se utiliza para exclamar incredulidad: ¡Ah chingá!, ¿de dónde salió ese chisme?; 2. Chingamadral, cantidad excesiva de algo: tiene un chingamadral de dinero (su equivalente es chigomadral); 3. Chingaputamadral, cantidad muy excesiva de algo: Pero ese otro tiene un chingaputamadral de dinero. (O sea que este segundo estaría en la lista de la revista Forbes, qué chingón).

Otros derivados son chingaputamadrazo, que no es otra cosa que un chingadazo (esta sí, adoptada en el DRAE); su equivalente es chingaputimadrazo. Con diferencias solo en el cambio de la vocal ‘a’ por ‘i’.

Si bien cada país que integra la lista de los que hablan el español en el mundo podrá tener un diccionario de localismos, o palabras propias de su región, no todas son adoptadas por el DRAE o registradas por la Fundéu; solo los académicos saben cuál es el criterio para que finalmente un término sea aceptado y registrado.

En muchos casos el DRAE nos da las acepciones que tiene una palabra en cada país en específico. Por ejemplo la ‘chingada’ tiene distintos usos, sin señalar cuál es el origen, pero del que Octavio Paz cita a Darío Rubio quien examina el origen de esta palabra y enumera las significaciones que le prestan casi todos los pueblos hispanoamericanos.

Rubio dice que “es probable su procedencia azteca: chingaste es xinachtli (semilla de hortaliza) o xinaxtli (aguamiel fermentado)”. El verbo chingar, dice el DRAE que su origen es: Del caló cingarár ‘pelear’.

Mientras son peras o manzanas, los mexicanismos motivo de este artículo estarán en la lista de espera para integrarse al DRAE; en tanto, los usamos como una divisa del habla nacional, sin rubor alguno.

moises.cervantes@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.