• Regístrate
Estás leyendo: Los retos de la maternidad
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 13:02 Hoy

Columna de Miriam Colín

Los retos de la maternidad

Miriam Colín

Publicidad
Publicidad

La maternidad tiene muchos puntos de vista desde los cuales abordarla.

Podemos hablar de mujeres que quedan embarazadas y lo aceptan por convicción; pero otras enfrentan la gestación por la inercia y otras por ignorancia.

Pero la maternidad va más allá de un proceso biológico.

También implica el maternaje, que es la condición de aceptar a ese ser que se va a maternizar como viene, en su condición de ser o estar (sin importar si nace con defectos, enfermedades, etcétera).

Ahí es donde aparece el sentimiento de apego (Bowlby), que constituye la base del vínculo que une al niño (a) con su cuidador.

El apego puede encontrarse en hombres y mujeres, quienes van transformando la relación con ese ser desde el embarazo, continuándola después del nacimiento y permite acompañarlo a lo largo de su vida.

Este proceso en la mayoría de las madres no concluye nunca.

¿Pero, qué pasa cuando un hijo se queda sin su madre? ¿Cómo sobrevive?

Françoise Dolto menciona que un niño es capaz de maternizarse a sí mismo a partir de cierta edad.

Como ejemplo están aquellos pequeños que en la Segunda Guerra Mundial se quedaron solos. Los niños de más edad se hicieron cargo de sí mismos y cuidaron a los más pequeños, porque habían desarrollado la conducta del apego y la replicaron.

Esto demuestra que el legado de una madre traspasa las fronteras del tiempo.

Ahora ayudar a las madres a que se desenvuelvan en la relación con sus hijos es lo que da sentido para celebrar.

Las madres no tienen recetas para criar, educar, comprender o entender a cada hijo. Esta función se va despertando un poco por el instinto, la intuición, el amor, la tradición oral entre madres e hijas, en una interacción en la que las palabras pesan.

Queremos subrayar que para una mujer es fundamental estar acompañada por alguien en ese momento en el que emerge una nueva vida y que nos permite ser testigos del surgimiento de su sonrisa, su llanto, su temperamento y sus sentimientos. Ésta es la mejor celebración para el Día de las Madres, porque para que esto suceda, ella se hace a un lado para dar lugar a otra vida.

¡Felicidades!

MIRIAM COLÍN Y VANESSA AGUILAR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.