• Regístrate
Estás leyendo: Nadie mueve mi queso
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 17:29 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Nadie mueve mi queso

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

Hoekstra y Chapagain son los apellidos de dos científicos de la universidad holandesa de Twente. Han estudiado a fondo lo que se ha dado en llamar la “huella hídrica”. 

Dicha huella es la cantidad de agua que requiere un determinado producto para su elaboración. En su artículo “Las huellas hídricas de las naciones: Uso del agua por la gente en función de sus patrones de consumo”, desagregan el uso del agua por producto agrícola y por país. 


Sorprende, de entrada, que un litro de leche en México, requiera más de 2,300 litros de agua. Es de esperarse que el queso, que es leche concentrada y modificada por diversos microorganismos y procesos, requiera de más agua. 

En México, producir un kilo de queso necesita más de 11,800 litros de agua. Aunque no venga el caso de este artículo, pero para que se entere, producir un kilo de carne de res utiliza casi 38 mil litros de agua. 

Lo menciono pues conservar un agua cada vez más escasa en un mundo cada vez más poblado y más caliente, pasa por reducir nuestro consumo de carne, leche y huevos. Y queso obviamente. 


Sucede que en los Estados Unidos, merced de un generoso programa de subsidios y ayudas se produce cada año más y más leche. El usamericano promedio ha bajado su consumo anual de leche a un 60% de lo que era en 1975. 

Ergo, en los Estados Unidos se está produciendo demasiada leche. La forma práctica de almacenar ese excedente es como queso. Por ello nuestro vecino tiene hoy almacenadas 635 mil toneladas de queso. Queso barato por el exceso de oferta. 

Queso para el que se le han encontrado salidas ingeniosas. Las pizzas con orillas rellena de queso surgen por esta razón. Este queso contribuye a la epidemia de obesidad que aqueja a los EUA y a otros países. 


Producir demasiado queso nos lleva a consumir demasiada agua. Malo para la salud de los ecosistemas. Nos lleva también a comer demasiado queso. Malo para nuestra salud. 

Nos urgen -aquí y allá- patrones de producción y consumo más racionales. Consumidores mejor informados.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.