• Regístrate
Estás leyendo: Falta un proyecto de nación
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 02:07 Hoy

Caleidoscopio

Falta un proyecto de nación

Federico Ramos

Publicidad
Publicidad

En mi entrega de hace una semana mi instinto no falló: México le ganó a Alemania. 

Fue un regalo espléndido para todos, pero especialmente para los papás en su día. Triunfar es un antídoto puro para combatir el desánimo y como alguien me dijo, el hecho de darnos el gusto de “mandar a la lona” al campeón mundial del fútbol, contribuye de manera positiva a la salud de la psique nacional. Lo que queda claro es que el fútbol nos une como pocas cosas; quizás sólo equiparable a la veneración que siente el pueblo de México por La Guadalupana. Eso es bueno, pero no tanto, en cuanto a que sólo eso nos amalgama positivamente, comparado con un mar de separación entre los mexicanos, y, dicho sea de paso, contra muchos “muros” que dividen al país en estancos, etnias, regiones, costumbres, ingresos, aficiones, gustos e ideas políticas. La diversidad se nota por todos lados, pero escasea la movilidad social, lo que impide que seamos un país coherente y amalgamado con un proyecto de país único en mente. No perseguimos nada en común, salvo el triunfo de la Selección sobre los coreanos y eso es una verdadera tragedia, pues el evento carece de verdadera trascendencia.


Llenaremos nuevamente el Ángel, sí, pero no recuerdo haberlo llenado tantas veces para protestar por los abusos del poder. Ahí no nos atrevemos a juntarnos. 


Tenemos una gran afición que se manifiesta fuertemente al sentir un logro significativo, pero esa misma afición que grita viva México hasta desgañitarse no lo hace cuando observa los grandes desfalcos del poder perpetrados de manera francamente descarada. La talla de nuestros seleccionados ya es muy competitiva a nivel mundial, no así la talla de nuestros políticos y por consecuencia la misma talla de la sociedad civil. Y la gran pregunta sería ¿por qué?


Tal vez se deba a que la democracia mexicana está en la lona y aunque estamos a punto de dar un gran “salto mortal” en el trapecio de la vida política mexicana, espero tengamos tendidas en la arena las redes de protección que eviten una tragedia. El país espera despreocupadamente la transición, por el momento medio dormidos con la aplicación del somnífero Copa Mundial, pero, habremos de despertar pronto y enfrentar la realidad cotidiana.


La que vemos todos los días y no nos gusta, pero somos incapaces de cambiarla. 


federicoramos@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.