• Regístrate
Estás leyendo: Pintura y otras novedades. Las colecciones del Cabañas
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 21:14 Hoy

Técnica mixta

Pintura y otras novedades. Las colecciones del Cabañas

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

Atesorar, preservar y difundir las mejores muestras de la creación humana es una característica que distingue a una zaga familiar, un pueblo, o una nación con un interés primordial en el crecimiento cultural y espiritual de quiénes las recopilan resguardan o atesoran.

1964 fue declarado “Año de las Artes Plásticos en Jalisco”, con ese motivo se editaron libros, se organizaron concursos de pintura, que culminaron con una gran exposición de Arte de Jalisco en el Museo de Arte Moderno de México, una de las acciones significativas de este ciclo conmemorativo fue la recolección de obra pictórica que integra la Colección del Pueblo de Jalisco. Según testimonio de Carmen Marín de Barreda, que se conserva en el archivo del Instituto Cultural Cabañas, una vez que fue nombrada directora del Museo de Arte Moderno de México, la Sra. Carmen fue encargada por el profesor Juan Gil Preciado, por entonces gobernador de Jalisco, para hacer contacto con los artistas de Jalisco radicados en la ciudad de México y solicitarles “la donación de una obra, con la compra de otra de igual categoría, para formar base de una muy importante colección para enriquecerla con lo que se consiguiera con los artistas de Guadalajara residentes en su tierra; y fuera el inicio del museo de Arte moderno en perspectiva de construirse”.

En 1985 con la fundación del Instituto Cultural Cabañas (ICC), se tuvo un espacio para resguardo y exposición de obra plástica y en un acto de acertada política cultural de descentralización el INBA entrego en comodato obras de José Clemente Orozco para su estudio, custodia y divulgación; los herederos de Mathias Goeritz también entregaron para su custodia al Cabañas el archivo personal del artista, lo mismo ocurrió con el legado de la casa de Luis Barragán; una quinta colección es la del propio Instituto que fue conformada por obra donada por pintores que realizaron alguna exposición en el recinto. Como se ve una nada despreciable corpus integrado por cerca de un millar de obras (los catálogos de 1995 dan cuenta de 907 piezas) de Arte del siglo XX mexicano, la inclusión de Orozco, Soriano, Barragán, Goeritz, Montenegro, Reyes Ferrerira, o Montenegro, por citar algunos, integran un conjunto variado; la reciente y polémica adquisición de 16 piezas para la Colección del Pueblo de Jalisco, confrontó las posturas a favor de un discurso tradicional de solo adquirir pintura o escultura y la apuesta por el arte contemporáneo con un propósito del “puesta al día” de lo ocurrido en los últimos años en la escena del arte producido en Jalisco.

Después de reiteradas peticiones de parte de artistas, público en general y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECA) de Jalisco, se abrió una exposición que tendrá el carácter de permanente y rotativa para circular y exponer al público ese centenar de obras, en esta primera versión del conjunto se nos ofrece una organización temática de seis ejes: El paisaje, La pintura informal una expresión contemporánea, Fuga a la abstracción, La épica , la naturaleza muerta, la ciudad como objeto artístico, la caricatura el acto de fe y El arte por el arte, son los caminos que nos propone el curador Rubén Méndez para encontrarlos en 102 obras realizadas por 54 artistas. Una propuesta interesante por los caminos del arte, salvo algunas piezas elegidas más por nombre, -como es el caso de las de Tamara Lempika, realizadas en su casa de retiro en Cuernavaca y muy lejanas a sus propuestas vanguardistas-, la exposición nos revela obras y artistas fundamentales para comprender el Arte mexicano del siglo XX así como algunas ocurrencias sancionadas como arte por los expertos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.