• Regístrate
Estás leyendo: A grandes problemas, grandes soluciones
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 02:54 Hoy

Vertebral

A grandes problemas, grandes soluciones

Ángel Carrillo

Publicidad
Publicidad

Prepárese, porque el problema de la escasez de agua viene para la Comarca Lagunera, viene serio. Qué le digo de nuevo si usted y yo hemos vivido ya esta situación en el pasado.

“A grandes problemas, grandes soluciones”, dicen. A pesar de estar enclavada en el semidesierto, la Comarca Lagunera sí tiene agua suficiente para abastecer a la población e industria, nada más que la mitad de la extracción se desperdicia en fugas (por la mala o nula calidad en las tuberías de conducción), el 50 por ciento restante se mal distribuye en las zonas Centro, Norte y Poniente (el Gerente Técnico del Simas Torreón, Raymundo Rodríguez dice que este año los habitantes de colonias del Poniente no sufrirán desabasto, habrá que esperar) y de ese mismo 50 por ciento hay una cantidad enorme de gente que simplemente no paga por el servicio. 

En términos empresariales, si hoy por hoy el Simas Torreón fuera una compañía, ya estaría en bancarrota, los préstamos (el último que le hizo el ayuntamiento fue de 21.5 millones de pesos), las bolsas federales a las que accede y la mínima recaudación por cartera han mantenido (de manera por demás famélica) a la red de drenaje y agua potable de Torreón durante décadas.

Unos dicen que reparar las tuberías de Torreón requiere de entre 500 u 800 millones de pesos, otros quieren traer el agua de las presas regionales, otros “le quieren hacer al vivo” y “curarse en salud” señalando que ha sido una bronca heredada de otras administraciones, pero al final del día quién “sale bailando”, claro, usted y yo y miles de torreonenses que padeceremos de la falta de agua. 

Por fortuna algunos tenemos un tinaco y una bomba que (en ciertos momentos de emergencia) pudieran sacarnos del apuro, pero qué pasa con todas las familias de recursos limitados (sobre todo las del oriente) que deben esperar a que salga (muy temprano o muy noche) el agua de sus tomas o lo oneroso e impráctico que resulta para el Ayuntamiento enviar pipas a los sectores con más demanda. 

Y si no le basta con todo lo antes mencionado llega la Comisión Federal de Electricidad, una paraestatal con las mismas o peores problemáticas que el Simas: Insensibilidad al cortar la energía eléctrica a los pozos por los adeudos que tienen los organismos operadores de agua, además de la deficiencia en el servicio pues hay cortes de energía intermitentes durante el día, entonces nadie puede saber a ciencia cierta, cuándo se va a interrumpir el servicio porque, además, no solamente hay que esperar a que regrese la luz, los técnicos del Simas (en este caso) deben ir al pozo a “purgarlo” o a reiniciar los equipos, en fin.

El Alcalde Jorge Zermeño, se enojó. Le cortaron el suministro eléctrico en los pozos, se “colgó” pero al final del día tuvo qué pagar. Buena la reacción, pero queda en eso, en una llana reacción.


angel.carrillo@multimedios.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.