• Regístrate
Estás leyendo: Respiración consciente y yoga
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 13:22 Hoy

Respiración consciente y yoga

Meditar puede lograrse con el solo acto de poner atención en el proceso de inhalar y exhalar
Publicidad
Publicidad

Hablar de meditación puede resultar para algunos desafiante: La sola idea de imaginarse sentado sin moverse, con los ojos cerrados y sin “nada” qué pensar para muchos es abrumador; sin un entrenamiento formal de la mente, nuestros pensamientos vagan y saltan del pasado al futuro desperdigados sin pies ni cabeza generándonos ansiedad y angustia. 

Lo cierto es que meditar puede no ser tan complicado. De hecho el maestro zen Thich Nhat Hanh explica que se puede meditar solo respirando con conciencia del momento presente: Cuando tu cuerpo no está con tu mente, no te encuentras realmente vivo. Al respirar tomas consciencia de que tienes un cuerpo. El cuerpo contiene la Madre Tierra, el Padre Sol y las estrellas”. Y eso es justamente lo que promueve el Mindfulness, o el “arte de vivir conscientemente”

El yoga, de hecho, hace énfasis en que la práctica de asanas o posturas en conjunto con el Pranayama o técnicas de respiración profunda, es solo una preparación del cuerpo para la meditación. 

La respiración consciente tiene muchos beneficios, más allá de que a través de ella ingresamos a nuestro cuerpo mucho del prana o energía vital que nos mantiene vivos y saludables. 

La esencia del Mindfulness entonces es la conciencia de la respiración y esta noción viene del propio Buda quien dilucidó que la verdadera fuente de la alegría y felicidad es la conciencia plena: “En cada uno de nosotros reside la fuente de la consciencia plena. La forma de abrir esa fuente para nutrirnos de su agua es poner la atención en nuestra respiración”. 

Te recomendamos: Mindfulness y yoga

CÓMO OBSERVAR LA RESPIRACIÓN 

Una forma muy efectiva de percibir el proceso de respiración es centrar la atención en el vientre y observar cómo cuando entra el aire se infla y cómo cuando sale, se vacía. Lo importante es registrar con suavidad las sensaciones, los sonidos alrededor, y en una fase un poco más profunda el tipo de pensamientos que van surgiendo en el proceso, volviendo siempre a observar el movimiento del vientre con la entrada y salida del aire. 

Hablando específicamente de la práctica de yoga, darnos cuenta de cómo fluye la respiración en cada asana genera un estado de atención a lo que está sucediendo en el momento presente. La respiración sucede a cada segundo, no para, y por eso es tan buena para traernos de regreso al aquí y al ahora. 

En el libro El Milagro del Mindfulness, Thich Nhat Hanh recuerda que cualquier cosa que hacemos de forma cotidiana nos proporciona un instante para la meditación: Una asana de yoga, beber nuestra taza de café por la mañana, lavarnos los dientes, nuestro propio caminar sobre la tierra: Para meditar no hace falta salir del mundo, ni aislarse. Simplemente, se trata de encontrarse con uno mismo de forma consciente y amable”. 

(Con información de crearsalud.org y psicologotenerifeonline.com)


Twitter: @caminoamarillo7

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.