• Regístrate
Estás leyendo: Los “hubiera” de Alfaro
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 21:31 Hoy

Fuente Ovejuna

Los “hubiera” de Alfaro

Salvador Cosío Gaona

Publicidad
Publicidad

Es interesante un ejercicio con el famoso ‘hubiera’, que sabido es no existe, a veces para fortuna y otras para infortunio.

¿Qué hubiera pasado si el Gobernador Enrique Alfaro Ramírez, en lugar de salir de gira por California, decide cancelar bajo el argumento -más que válido- de que no podía ausentarse de Jalisco en el marco del alto grado de violencia que se registraba en ese momento (y que prevalece), cuando en días previos asesinaron brutalmente al que fuere director y altos mandos de la policía de Tonalá; y se conoció que promediaba en 10 el número de crímenes por día?

¿Qué hubiera pasado si Enrique Alfaro en vez de “comprar” boletos de lo que es sabido cuestan miles de dólares para ver el juego de Los Lakers de Los Ángeles frente a Pelícanos de Nueva Orleans en primera fila nivel cancha del Staples Center, -en el mismo asiento normalmente reservado a Leonardo Di Caprio o Jack Nicholson-, muestra su lado humilde, se aleja de las cámaras y reflectores para evitar salir en la televisión de manera que no fuese inmediatamente localizable por los televidentes jaliscienses aficionados a la NBA e impide así que tomasen fotografías y las subiesen a las redes sociales para que nadie ubicara a sus acompañantes (entre ellos el empresario Guillermo Romo Romero) en el juego de la noche del 28 de febrero?

Lamentablemente para el Gobernador, ciertamente, “el hubiera no existe”. Y a poco más de un mes de aquellos momentos en que pudo cambiar la historia, tendrá que detenerse a responder una serie de preguntas y argumentar y consolidar de manera excelsa sus respuestas para evitar ver marcada su todavía joven administración, con un presunto caso de corrupción por más de 3 mil 600 millones de pesos, que ha documentado la periodista Sonia Serrano en el Diario NTR, evidenciado situaciones que presumen por lo menos un conflicto de intereses.

Hoy más que nunca la sociedad está pendiente, afortunadamente cada vez más, del acontecer público y del accionar de los gobernantes responsables de las decisiones fundamentales de la nación, de las entidades federativas, los municipios y los órganos que conforman el poder público, y se mantienen vigilantes de que las realicen con apego a las normas y sobre todo con ética, honestidad y transparencia.

En este caso en particular, quizá tengamos que agradecer que el Gobernador haya ido al juego y se haya decantado por observarlo desde la zona de privilegio reservada para estrellas de televisión, deportistas y políticos famosos, a fin de que desencadenara lo que pasó y que eso lo obligue a dar la cara, a informar y a deslindar responsabilidades y que si hay algún tipo de problema por conflicto de intereses o de alguna otra índole, se reponga y se haga una nueva licitación, sin menoscabo de revisar la urgencia de los bienes frente a las necesidades reales que tiene Jalisco en salud, seguridad y agua potable principalmente, toda vez que ha habido un endeudamiento para presuntos fines de urgencia y este asunto del campo no lo es.

Si de algo puedo estar seguro es que Enrique Alfaro es un hombre inteligente, pero alguien tiene que decirle que se está equivocando; que esos desplantes con los medios de comunicación solo lo hunden más, que sus reacciones infantiles como de niño cuando lo agarran en una vagancia no son lo que se espera de alguien con su trayectoria y perfil político; responder en forma soez, soberbia, retadora, ofensiva y altanera, o humillando a quienes lo cuestionan no le abonan a una relación que tiene para al menos 5 años más.

Ahora bien, una última pregunta. ¿Qué hubiera pasado si el gobernador no hubiese asistido aquella noche al juego de basquetbol, o si se hubiese ubicado en gradas y nadie nota su presencia, si no lo vemos en televisión, si no tomasen fotografías y nadie localiza en su comitiva a un empresario jalisciense que después se beneficiaría con el contrato más grande del sexenio por casi 3 mil 700 millones de pesos?

Seguramente no sabríamos que hubo una empresa espejo en el concurso ganado por la compañía de la que es socio el tío del secretario de Administración, quien operó la licitación, ni que la representante legal de las dos empresas ‘concursantes’ tiene claros lazos de cercanía laboral en el entorno próximo al gobernador.

@salvadocosio1

opinion.salcosga@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.