• Regístrate
Estás leyendo: Activos virtuales II
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 19:17 Hoy

En la escena fiscal-corporativa

Activos virtuales II

Miguel Ángel Santillana Solana

Publicidad
Publicidad

El Accounting Standards Board of Japan (ASBJ) es el único organismo regulador contable que en abril de 2018 emitió un estándar general sobre el tratamiento contable de los activos virtuales (ASBJ, 2018) con base en los acuerdos que se tomaron desde 2016 al considerar las criptomonedas como monedas de curso legal en Japón. Cabe mencionar que este estándar no incluye el tratamiento contable de todos los activos virtuales, ya que el ASBJ considera que es una industria que se encuentra en etapas muy tempranas de desarrollo.

El IASB en 2015 en su proceso de Consulta de Decisiones de Agenda identificó el tema de monedas digitales como un nuevo proyecto; sin embargo, el consejo decidió no actuar de inmediato, pero sí continuar con el monitoreo del desarrollo de este tipo de activos. De tal forma que, en la reunión del Comité de Interpretaciones de julio de 2018, se emitieron tres criterios bajo el proyecto de criptomonedas (IFRS1, 2018).

Como parte del proceso seguido por el IASB, el Accounting Standards Advisory Forum (ASAF), discutió el tema de monedas digitales en su reunión de diciembre de 2016. El debate se centró en la clasificación de los activos criptográficos desde la perspectiva del tenedor. Las discusiones han continuado, pero no ha habido ninguna posición oficial al respecto (ASAF, 2016).

El European Financial Reporting Advisory Group (Efrag), en su reunión de abril de 2018 publicó un Issues paper para discutir lo relacionado con monedas virtuales. El contenido del documento está desarrollado con base en lo que el ASBJ consideró para estos activos. El Efrag establece en este documento que lo hecho por Japón puede servir de base para el IASB (Efrag, 2018).

El Cinif inició en septiembre de 2018 un proyecto sobre activos virtuales, el cual está en proceso de desarrollo y aún no ha sido emitido para su auscultación.

Para aplicar alguna normatividad contable vigente se debe analizar cada tipo de criptoactivo, ya que cada uno contiene características diferentes. En general, existen dos características que son primordiales para clasificar a los activos virtuales, desde el punto de vista contable, según su propósito y la manera en como obtiene su valor intrínseco el activo criptográfico (PwC, 2018).

La clasificación de cada criptoactivo y su posterior contabilización depende de cómo se realiza el proceso de tokenización, el cual implica digitalizar una representación de un activo o de un derecho en el Blockchain, para que este pueda ser transferido entre las partes, es decir, para que se genere el activo o el derecho que se quiere transferir.

En el caso, por ejemplo, de que un activo físico fuera tokenizado y, por lo tanto, negociado en una red Blockchain, la contabilidad de ese activo debería hacerse siguiendo la naturaleza del activo en cuestión. Pero cuando se trata de una criptomoneda, la propiedad del activo no necesariamente proviene de algún derecho específico para convertirlo en efectivo o en algún otro activo específico, por lo que en muchos casos bitcoin o algún otro criptoactivo similar se debería de tratar siguiendo el modelo de un activo intangible.

De igual forma, si lo que se está tokenizando se considera un tipo de instrumento (activo financiero o pasivo financiero), esto nos podría llevar a seguir las normas contables sobre instrumentos financieros.

Con estos ejemplos, queda claro que cada activo virtual es diferente y que lo que se tokeniza es lo que determina el modelo contable que se debe seguir.

En el mercado, hoy en día, existen diferentes tipos de criptoactivos, cada uno tokenizado de manera diferente, por lo que se podría concluir que cada uno tendría una forma diferente de ser contabilizado.

En general existen varios consensos respecto a que todos estos activos virtuales se pueden clasificar en cuatro tipos, a saber:

• Criptomonedas

• Activos virtuales que representan activos físicos (asset-backed token)

• Activos virtuales que representan un producto o servicio (utility token)

• Activos virtuales que representan un instrumento financiero (security token).

........................

Fuente: Revista: “Contaduría Pública”. En: “Activos Virtuales”. Sandra Patricia Minaburo Villar. Número 557. Instituto Mexicano de Contadores Públicos, A.C. Enero 2019.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.