• Regístrate
Estás leyendo: Alármala de Tos
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 22:03 Hoy

Sí contamos

Alármala de Tos

Leonor A. Gómez Barreiro

Publicidad
Publicidad

La historia de ‘La Lola’ se resistió a quedar en el olvido y formó parte de la mente social colectiva de varias generaciones gracias a la mítica banda de rock de los años 80 Botellita de Jerez. 10 años después, Café Tacvba se encargó de hacer un cover de la crítica rola que reflejaba el manejo amarillista y exhibición que hacían los medios de comunicación a la violencia ejercida contra las mujeres, donde una agresión sexual se abordaba como un espectáculo sensacionalista en la revista Alarma!

“Ese día, pasaba normalmente. Cuando su padre atacola de repente. Violola, con un deseo demente y ella quiso morirse en ese instante. Mató a su padre cuando éste la seguía... 

La Lola su historia lloró y auxilio al tilo imploró. El azul sonriendo la miró ¿qué creen que fue lo que pasó? Siguiola, golpeola, tirola, pateola, pegola, violola, matola...con una pistola”.

Han pasado más de tres décadas y el contexto de violencia e impunidad del Estado hacia las mujeres, reflejado en la letra de la canción Alármala de Tos -escrita por Armando Vega Gil, Francisco Arturo Barrios y Alfonso Arau-, no ha cambiado. 

Salvo una cosa: ahora las denuncias están en la esfera pública del espacio digital y con ello se corre el riesgo de avivar el rencor -incluso hacia las propias víctimas- y así alimentar la polarización que ha sido poco efectiva para motivar los cambios sociales que tanto requiere el país.

El movimiento #MeToo mexicano sirvió para sacudir y visibilizar un listado de agresiones contra las mujeres; sin embargo, también se pudo prestar a la denostación y difamación por su falible mecanismos de denuncia. 

El suicidio de Vega Gil y con su último tuit terminó por aturdir. Ante el desconcierto ¿hacia dónde vamos?

La antropóloga argentina Rita Segato, feminista y estudiosa de la violencia machista advierte: 

“Cuidado con los linchamientos, pues hemos defendido por mucho tiempo el derecho al justo proceso, que no es otra cosa que el derecho al contradictorio, a la contradicción, al contraargumento en juicio. Linchamiento y escrache no son lo mismo”.

Alarma, alármala de tos...Uno, dos, tres... 



@nonobarreiro

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.