• Regístrate
Estás leyendo: Iniciativa de personas con discapacidad
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 02:08 Hoy

Columna de Julio Valera

Iniciativa de personas con discapacidad

Julio Valera

Publicidad
Publicidad

El pasado martes 2 de abril, en el marco del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, presenté una reforma que tiene por objeto modificar la Ley Integral para las Personas con Discapacidad del Estado de Hidalgo, para impulsar la inclusión de las personas con discapacidad en el ámbito educativo.

La Organización Mundial de la Salud refiere la discapacidad como un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación. La discapacidad es un fenómeno complejo que refleja una interacción entre las características del organismo humano y las características de la sociedad en la que vive.

Las problemáticas que enfrentan las personas con discapacidad son múltiples. Por ello, nuestro enfoque en la legislación y las políticas públicas debe ser completo y coherente. Mucho se ha avanzado con tener legislación especifica para abordar este tema; sin embargo, ésta es perfectible a medida que identificamos nuevos retos y áreas de oportunidad para mejorar la vida de las personas con discapacidad.

La reforma presentada en el Congreso del Estado de Hidalgo actualiza el marco normativo para integrar los principios que se encuentran contenidos en la Ley General para la Inclusión de Personas con Discapacidad que rige a nivel federal.

Además, añade la definición de discapacidad mental como una modalidad de discapacidad con el objetivo de ampliar el impacto de nuestro marco normativo, y que las políticas públicas que de ahí emanen puedan alcanzar a más personas.

El componente central de esta iniciativa es asegurar el acceso a la educación de las personas con discapacidad. La educación es, sin lugar a dudas, la mejor herramienta para mejorar la calidad de vida. Tenemos que lograr que más jóvenes tengan acceso a mejores oportunidades, combatiendo el rezago de este grupo vulnerable.

Adicionalmente, propuse impulsar de forma activa y permanente la capacitación y actualización profesional del cuerpo docente y personal de apoyo que tengan a su cargo a personas con alguna discapacidad para facilitar el proceso de su integración y permanencia educativa. Este componente tiene un impacto en todo el sistema educativo del Estado, para que las y los jóvenes con discapacidad puedan tener, en el plantel de su elección, un adecuado desarrollo académico.

Ser una persona con discapacidad no es motivo para perder derechos. Es el deber del estado garantizar que todos contemos con las mismas oportunidades de desarrollo.

De las muchas dificultades que las personas con discapacidad enfrentan, brindar una educación de calidad es prioritario. La oferta educativa para las personas con discapacidad disminuye conforme el nivel de educación solicitado se incrementa.

No existe oferta suficiente que contemple las necesidades de estas personas de manera integral ni adecuada para otorgar servicios en todos los niveles educativos. Es necesario modernizar el marco normativo en la materia para garantizar las facilidades que permitan lo anterior.

Y para entender este tema quisiera presentar algunos datos: la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2014 muestra que más de la mitad de la población con discapacidad de 3 a 29 años no asiste a la escuela. Lamentablemente, en nuestro estado, este porcentaje es mayor y dos de cada tres personas con discapacidad entre 3 y 29 años no asiste a la escuela.

Los motivos que producen discapacidad en las personas pueden ser variados, pero el INEGI los clasifica en cuatro grupos de causas principales: nacimiento, enfermedad, accidente y edad avanzada.

En México, el 16% de las personas con discapacidad la heredaron o la adquirieron al nacer. Esto quiere decir que la gran mayoría de las personas con discapacidad la desarrollan en el transcurso de su vida.

Y es importante reflexionar sobre esto. Nadie está exento de sufrir un accidente, o de padecer alguna enfermedad. Mucho menos podemos evadir el paso del tiempo, que de una u otra forma afectará nuestras capacidades motrices y cognoscitivas.

Estas situaciones no pueden ser la causa para perder derechos u oportunidades. Por el contrario, en las situaciones de mayor vulnerabilidad es cuando más apoyo debe de existir por parte del Estado.

En nuestro estado, al menos una de cada veinte personas vive con algún tipo de discapacidad. En Hidalgo hay un 26% de personas con discapacidad mayores de 15 años sin ningún tipo de estudio, el 46% tienen primaria, 12% estudios de secundaria, 7.8% con estudios de nivel medio superior y sólo un 6.9% con estudios superiores.

Es importante destacar que la Organización Internacional del Trabajo, señala que la inclusión laboral de las personas con discapacidad ayudaría al desarrollo económico, incrementando en un 7% el Producto Interno Bruto en nuestro país.

La educación es el primer paso para garantizar la inserción social de las personas con discapacidad. Contar con estudios favorece las oportunidades de movilidad social, al abrir las posibilidades de inserción en el ámbito laboral.

En esta tarea cualquier paso que demos por pequeño que sea, será un paso importante. Avancemos en la inclusión de todas y todos.

jmvalerapiedras@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.