• Regístrate
Estás leyendo: Reflexiones de mi padre
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 23:29 Hoy

Cosmovisión

Reflexiones de mi padre

Jorge Reynoso M.

Publicidad
Publicidad

Mi padre tenía muchos problemas. No dormía y se sentía agotado. Era irritable y gruñón. Siempre estaba enfermo, hasta que un día, él cambió.

Un día, mi madre le dijo: Llevo tres meses buscando empleo y no lo consigo. Voy a tomar té con mis amigas. Papá le contestó: Está bien.

Mi hermano le dijo: Voy mal en todas las materias de la Universidad. Papá le contestó: Ya te recuperarás, y si no lo haces, pues repites el semestre, pero tú pagas la matrícula.

Mi hermana le comentó: Choqué el auto. Y él contestó: Llévalo al taller, busca cómo pagar y mientras lo arreglan, movilízate en autobús o en el metro.

Todos nos preocupamos al ver estas reacciones. Pensamos que hubiera tomado pastillas anti-berrinches. Pero cuál fue la sorpresa, al reunirnos en torno a él, nos explicó:

Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que cada uno es responsable de su vida; entender que mi angustia, mi mortificación, mi depresión, mi coraje, mi insomnio y mi estrés, no resolvían sus problemas, pero si agravaban los míos.

Comprendí que yo no soy responsable de las acciones de los demás, pero sí soy responsable de mis reacciones. Y llegué a la conclusión de que mi deber para conmigo mismo es mantener la calma y dejar que cada uno resuelva lo que le corresponde.

En mis cursos de yoga, meditación, programación neurolingüística, desarrollo humano e higiene mental, encontré un común denominador: Que yo sólo puedo tener injerencia sobre mí mismo.

Todos ustedes tienen todos los recursos necesarios para resolver, cada quien, su propia vida. Yo sólo podré darles mi consejo, si acaso me lo piden, y de ustedes depende o no seguirlo.

Así que, en adelante, dejo de ser: El receptáculo de sus responsabilidades, el costal de sus culpas, el lavandero de sus remordimientos, el abogado de sus faltas, el muro de sus lamentos, el depositario de sus deberes, quien resuelve sus problemas, o su llanta de repuesto para que cumplan sus responsabilidades.

A partir de hoy, los declaro a todos: Adultos independientes y autosuficientes.

Desde ese día, la familia comenzó a funcionar mejor, porque todos sabemos exactamente lo que nos corresponde hacer. Autor anónimo.

Amigo lector, usted ¿qué opina?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.