• Regístrate
Estás leyendo: Té de ramo blanco
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 11:21 Hoy

Política cero

Té de ramo blanco

Jairo Calixto Albarrán

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Jorge Ramos es en efecto y siempre ha sido altanero, precioso y orgulloso, eso no lo vamos a discutir aquí. Es un hecho probado. Pero sí da miedo que un día te lo encuentres y que te empiece a cuestionar peor que tu suegra encabronada y se meta hasta la cocina y tus cajones a ver si los arreglas bien. O sea, ni la maestra Gordillo hablando de la H1N1 da tanto terror como Ramos en una conferencia de prensa donde sabes que tienes todas las de perder: si no le contestas, serás señalado como un miserable, un canalla y un mal mexicano; si cuestionas sus cuestionamientos serás acusado de ser un sátrapa; si le entras a sus terrenos, también te jodiste porque sus datos siempre tendrán el punto de la casa aunque esté en tu casa; y si lo mandas ALV, aplicará la neymariña y rodará agarrándose la pantorrilla de aquí hasta el otro Laredo.

En ese sentido no se le puede reprochar nada. Hace lo que tiene que hacer para provocar a sus víctimas, someterlas a su escrutinio y llevarlos al borde del coma diabético. Algo que es bonito ver porque conjuga el estilo de Laura en América y Laura Bozzo (las malas lenguas dirán que solo le falta el carrito changüichero). Nada más le falta cerrar sus bonitos espectáculos diciendo “¡Caso cerrado!”.

Y además le dio tiempo de formar parte de la campaña de suscripción del periódico Reforma.

Yo estoy lejos de quienes condenan a Ramos por su formato de circo de tres pistas, antes al contrario lo admiro como al tequila por su valentía. Sin embargo, sí me extrañó que en vez de estar atormentado a Amlove para regocijo de la tribu de los antílopez, en su afán políticamente correcto y defensor de las grandes causas de la humanidad, no hubiera ido a Londres a defender a Julian Assange, que fue la fuente de tantos medios con sus filtraciones de las que todos sacaron provecho y nadie salió a defender.

Hacer su show en México, digo, está pelada para don George (ahora hay mañaneras, en otros tiempos lo hubieran madrugado), por eso sería interesante que lo llevara a Gran Bretaña, donde Assange las está pasando peor que cualquier preso de Maduro, y luego a Moscú para que le monte un tango a Putin por los derechos de LGTTT que te metas Teté.

Qué diría la inolvidable reina del albur, tristemente fallecida, de todo esto: “Té de ramo blanco”.

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.