• Regístrate
Estás leyendo: King Crimson en México (III y última)
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 02:10 Hoy

Sonido & visión

King Crimson en México (III y última)

Fernando Cuevas

Publicidad
Publicidad

Durante los 80, mientras grababa los discos de King Crimson y después de la disolución de esta encarnación, Robert Fripp continuó desarrollando proyectos varios, ya sea solo (Let the Power Fall, 1981) o bien acompañado por Andy Summers, David Sylvian, John Wetton, Adrian Belew y por su esposa Toyah Wilcox, entre otros. Además, en plan de superhéroe resucitó a The League of Gentlemen y formó The League of Crafty Guitarists, proyecto derivado de sus actividades docentes, para las cuales mostró no solo conocimiento de la materia sino vocación. Por no dejar, integró un cuarteto de cuerdas que se puede escuchar en el álbum The Bridge Between (1994).

De la onomatopeya reconstructiva a la fuerza de la luz

Con la alineación de la anterior encarnación, más la presencia del energético baterista y percusionista Pat Mastelotto (ex Mr. Mister) y el bajista/guitarrista Trey Gunn, conocedor del estilo para tocar llamado stick, al igual que su colega Levin, Robert Fripp integró una nueva versión de King Crimson ahora en formato de sexteto para presentar el EP VROOOM (1994), seis cortes cargados de vitaminas en tono de paranoia creativa con las letras y vocalizaciones de Adrian Belew sostenidas por unas columnas sonoras de rítmica catártica que saben ajustarse al estado anímico de la pieza en cuestión.

Con algunas de las canciones del EP y ya en formato largo, compartieron el consistente THRAK (1995), disco que significó un regreso a la altura de las circunstancias después de una década de espera por parte de la cofradía de fieles que han acompañado al grupo a pesar de sus constantes mutaciones.. o quizá por ello. La poderosa base rítmica se da vuelo con espacios propios o articulando los diques de la arquitectura sonora, retomando el clásico mellotrón y los efectos de guitarra que igual irrumpen con autoridad que permanecen como parte del escenario auditivo. Así, el doble trío funciona como una pareja de triángulos que de pronto se intersectan para presentar estrellas de origen desconocido que luchan por salir de la oscuridad.

B’Boom: Official Bootleg-Live in Argentina (1995) es un disco doble preparado por ellos mismos que representa con nitidez las capacidades del grupo en directo durante esta época. Como complemento, Thrakkatak (1996) es una selección de ocho cortes en vivo con fuertes dosis de improvisación en los que se aprecian con claridad las posibilidades de la estructura de doble trío. Durante estos años, además de la aparición de otros álbumes en vivo, Fripp probó diversas formaciones: grabó con Bruford, Gunn y Levin el disco Live at the Jazz Cafe (1998), firmado por ProjeKct One; tres discos con Belew y Gunn bajo el nombre de ProjeKct Two y uno más con Mastelotto y Gunn agrupados en ProjeKct Three.

Para empezar el siglo, el excelso guitarrista y experimentador incansable reclutó a Belew, Gunn y Mastelotto para grabar, otra vez como King Crimson, la irregular obra The ConstruKtion of Light (2000), apenas recordada por algunos destellos y por plantear, al menos en el nombre de algunas de sus canciones, una mirada a la larga historia de la banda. Si bien los diferentes cortes no parecen mostrar renovación ni identidad plena, no faltan los brillantes pasajes instrumentales de fiereza y convicción ineludibles. Al año siguiente, editaron el notable doblete Vroom Vroom (2001), conformado por las presentaciones en Nueva York y en la Ciudad de México durante 1995.

Más consistente resultó The Power of Believe (2003), antecedido también por el EP en vivo Level Five (2001) y por el EP Happy with What You Have to Be Happy With (2002), en el que se incorporan ciertos artilugios propios de la electrónica, campo fértil para poner a prueba nuevas texturas y plantear distintos horizontes, sobre todo en este intercambio continuo que puede darnos la felicidad. Mayor compenetración y enfoque con su antecesor, con ciertos acentos en las atmósferas provenientes del rock duro de principios de siglo en convivencia con secuencias melódicas, el álbum se alimentó de los dos EP’s que lo precedieron y consiguió restaurar, justamente, la fuerza de seguir creyendo en la banda.

Un milagro para la escasez

Los discos en vivo, las compilaciones y las reediciones siguieron apareciendo a lo largo de los años, hasta que Fripp, también involucrado en otros proyectos y en su propuesta solista, se reunió con el vocalista y guitarrista Jakko Jakszyk y el viejo colega Mel Collins para grabar A Scarcity of Miracles (2011), generando múltiples especulaciones y esperanzas de una nueva formación de King Crimson, pero a la fecha solamente se han visto en lo estantes más álbumes en vivo y alguna recopilación como Radical Action to Unseat the Hold of Monkey Mind (2016), producto de las presentaciones del grupo, ahora como octeto, sobre piezas ya conocidas.

Capitaneados por el eterno renovador, la conformación está integrada por Tony Levin en el bajo y su habitual chapman-stick; el recuperado de la primera etapa del grupo Mel Collins, con sus inquietantes saxofones y lo que se le ponga enfrente; Jakko Jakszyk, entrándole al quite con la vocal y la guitarra cuando se ofrezca; Pat Mastelotto y Gavin Harrison, bateristas que acometen cuanta percusión se deje explotar, además de Bill Rieflin, quien tocó con R.E.M. y Jeremy Stacey, dispuestos ambos a poner a las órdenes sus capacidades multi-instrumentales. Ojalá además de la gira y los rigurosos discos en vivo, nos sorprendan con algún material nuevo de estudio.

cinematices.wordpress.com
Twitter: @cuecaz

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.