• Regístrate
Estás leyendo: Las muchas, muchísimas armas
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 12:45 Hoy

Columna de Augusto Chacón

Las muchas, muchísimas armas

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

De una ejecución en Cancún hace una semana, quedó un video gracias a una cámara pública. Lo exhibieron varios portales de noticias. El cuadro de la imagen no es amplio: desde lo alto, no mucho, se ven los tres carriles de la avenida, la toma abarca tres automóviles por línea, están detenidos, el sol brilla intenso, caribeño; de pronto se abre la puerta del copiloto de uno de los coches, baja un hombre, se distingue su camisa roja, trae un arma larga, de prisa pasa por el frente de su auto, se lleva el fusil al hombro, apunta a la camioneta que le quedó casi de frente y comienza disparar. Los vehículos avanzan, también la camioneta, el fulano regresa rápido al suyo, que arranca también. Eso fue todo. Literalmente: eso fue todo. El crimen fue en Cancún, tal como es en muchas ciudades y pueblos de México, por ejemplo, en Guadalajara, por cierto, la pick-up tenía placas de Jalisco.

Ese mismo sábado, los medios dieron cuenta de lo que sucedió en la reunión de la Comisión Ejecutiva del Consejo Estatal de Seguridad Pública que, para más simbolismo, fue en la XV Zona Militar. El coordinador del Gabinete de Seguridad de Jalisco, Macedonio Tamez informó: “tiene que haber una línea de mando y una coordinación amplia y comprensiva, de tal manera que sin perjuicio de la competencia local y estatal la coordinación la tendrá un militar en cada una de las áreas”. Recordemos que el gobernador no pudo estar en la junta, estaba de viaje.

Un dato relevante, y lo es porque Enrique Alfaro insistió hace tres semanas en que los medios de comunicación debían concentrarse en la disminución de ciertos delitos, algunos robos, como el de automóviles, de los que su gobierno lleva la cuenta, y dejar de magnificar los que por su naturaleza, violencia extrema, elevan la alarma entre la población, es decir, la percepción de inseguridad; el dato relevante es que el mandamás de la Unidad de Políticas y Estrategias para la Construcción de la Paz con Entidades Federativas y Regiones etc. (aunque no lo crean, el nombre es más largo aún) de la secretaría federal de Seguridad Pública, Jesús Valencia Guzmán, reconoció que el índice de homicidios dolosos fue el factor que precipitó la decisión del gobierno de López Obrador de apuntalar la seguridad en Jalisco; o sea, no son sólo nuestros nervios.

El coordinador Macedonio Tamez, conocedor del medio social en el que hace su chamba, aclaró que los patrullajes estarán guiados por la información de inteligencia que poseen, detendrán sólo a quien cometa un delito y no habrá retenes porque son inconstitucionales. Qué bien. Pero el caso es que al frente estarán militares y dado el clima de zozobra, de indefensión que cubre al estado, no pocos respiraron con alivio: que el liderazgo lo tengan “los verdes” les parece esperanzador; un día después, y es nomás un ejemplo, el cardenal Robles celebró la medida.

No queda sino desear suerte a quienes, soldados, por enésima vez tratarán de contener la furia de los criminales que nos envuelve, y suerte también para el Estado de Derecho: que las libertades y los derechos humanos estén por delante, a los lados, detrás y arriba de la estrategia, es la única manera de que la provisión de seguridad sea efectiva y duradera.

Por lo demás, el Estado perdió, y tal vez en algunos casos cedió el monopolio del uso de la fuerza, cualquiera va por la calle con un rifle automático y mientras el semáforo está en rojo, baja del auto y mata a otros. Aunque el presidente no ha profundizado en el tema, inteligencia militar debe tener datos respecto al tráfico de armas, y si el comedimiento por solucionar es verdadero, erradicarlo es prioritario: como cerró los ductos de combustibles, que clausure los otros, los que llevan a manos de los peores las herramientas para que México ostente cifras de inseguridad como si estuviera en guerra y tenga que valerse de tácticas también de guerra, en el sexenio del símbolo de amor y paz transformado.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.