• Regístrate
Estás leyendo: #MeToo, ¿sacamos la basura?
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 17:38 Hoy

Estado fallido

#MeToo, ¿sacamos la basura?

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Para tener un panorama más claro, ¿será necesario que primero saquemos toda la basura ? Y con basura me refiero específicamente a cada una de las deleznables reacciones contra las víctimas en la histeria colectiva, alimentada por las redes sociales, que tanto ha proliferado en estos tiempos de denuncia ante un problema más allá de real, pero tan complejo como la naturaleza humana misma.

Con sacar la basura me refiero a cada uno de esos comentarios que incitan a una guerra de géneros, la alegría por la muerte de alguien, los deseos de venganza sin demostración de los hechos.

Y desde luego, con basura me refiero a todos los que tomaron una muy auténtica petición de respeto y seguridad, que nos urge, para avanzar en su propia agenda de odio o venganza. ¿Ya acabamos de sacar la basura? ¿Será que ya es momento para poder actuar?

Lo pregunto con una ligera esperanza por dos motivos muy específicos.

Uno es la respuesta tan sensible y, desde luego, sensata del grupo Botellita de Jerez ante la tragedia del suicidio de su compañero Armando Vega-Gil la semana pasada.

Que dentro de su momento de dolor y sobre todo desconcierto tengan la capacidad de insistir en que ni la causa feminista ni el movimiento #MeToo son responsables del suicidio de su amigo nos deja claro que hay quien sabe distinguir una cosa de la otra.

El mismo Armando lo destacó en su carta de despedida, tratando claramente de no dañar el camino hacia los urgentes cambios que se buscan para evitar la impunidad a los que agreden sexualmente de muchas maneras. También dejó y dejaron claro que hay una gran diferencia entre una acusación anónima y una sustentada, y pidieron una reflexión respecto a nuestro uso de las redes sociales, entendiendo la necesidad del anonimato para evitar la revictimización, pero exclamando con toda la razón que el aparato de justicia es “deficiente y misógino”.

Con esto en mente, veo que un organismo como la Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México llevará a cabo un foro para hablar de todo lo que desataron en nuestro país las cuentas #MeToo durante las últimas semanas, buscando entender y aplicar (al menos en recomendación) un marco jurídico que verdaderamente proteja a las mujeres de nuestro país.

Que dentro de tanta opción, enojo y dolor —y sí, injusticias por donde quiera que uno voltee—, podamos tener algo así a la buena, tal vez es una buena señal.

Tal vez algo de lo hecho ha servido de algo. Tal vez podamos aprender de nuestros terribles errores sobre cómo proceder. Tal vez, espero, hayamos realmente empezado a sacar la basura.

Nos urge un panorama donde tanta cochinada no se interponga entre nuestras diferencia y la justicia.

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.