• Regístrate
Estás leyendo: ¡Dejen a Yalitza en paz!
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 12:17 Hoy

Estado fallido

¡Dejen a Yalitza en paz!

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Hay que decirlo, cada vez que se trata de armar un pequeño escándalo con las opiniones de uno u otro artista respecto a Yalitza Aparicio, el agresor es tanto el medio o la persona que considera necesario hacer un problema, interpretar cada palabra, encontrar reacciones y no dejar de hablar del tema.

Es muy sencillo, no todo mundo tiene las respuestas correctas ante una situación única en la historia de nuestro entretenimiento. Y sí, lo que se está exponiendo cada vez que se hace réplica, tras réplica de comentarios que no necesariamente eran mal intencionados, es que todos estamos conscientes de que vivimos en una sociedad con una terrible disparidad en términos de oportunidades tanto sociales como económicas.

¿Pero, saben qué? Yalitza solo hizo una película. No pidió ser el símbolo de todo ese caos emocional que tenemos como sociedad. No tiene por qué defenderse ni tiene por qué tener una respuesta cada vez que le preguntan sobre Yuri, Ana de la Reguera, Patricia Reyes Spíndola o quien sea que hizo el más reciente comentario que se denomina como “envidioso”.

Muchas personas se están quejando de que el equipo de personas que ahora rodea a la actriz no están dando el acceso que quisieran a ella. Yo, que llevo ya 20 años cubriendo esta industria, creo que han dado hasta demasiado, y aunque han tenido un cuidado tremendo es imposible quedar bien con un mundo de personas y medios que, de pronto, necesitan la aparición inmediata de la actriz. Intenten eso con cualquier otra nominada al Oscar y van a ver lo que les dicen.

Así que esperar cualquier otra cosa, ahora que ella sí está en lo más profundo del vértigo preOscar, es tratarla diferente a otras actrices. Y si queremos que viva la experiencia con todo, hay que entender que no se puede partir en mil pedazos para atender cada rumor, chisme, preocupación o incluso disertación sobre nuestro sistema socioeconómico. Es maestra, cierto. No vocera de lo que queramos que sea.

En este momento siento que ya estamos a modo de histeria colectiva con esta chica, que solo tiene 25 años, y que nada en la vida la preparó para las hordas de personas que la persiguen.

Es claro que su discurso está bien estudiado y, tiene razón, ella es prueba de que cualquier cosa puede pasar. Que no debe de haber limitantes. Así que hagámosle el favor, tanto a ella como a nosotros, de dejar de tratarla como la gran excepción y esperar que sea el principio de un cambio real.

Muchas actrices afroamericanas decían exactamente lo mismo que Yalitza, que pensaban que el mundo del cine o la televisión no era para ellas, porque no veían a nadie que se les pareciera en la pantalla. Y a partir de ahí se han organizado de una manera brutal para hacer industria. Generar roles. Producir. Y lo que falta. Así que, en vez de estar tratando de encontrarle enemigos a la protagonista de Roma, hay que comportarse como sus amigos. Y entendamos que no la pueden, ni deben, navegar sola por algunos que solo buscan el siguiente escándalo para vender.

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.