• Regístrate
Estás leyendo: Desafío de la llamada democracia
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 09:20 Hoy

Columna de Sarkis Mikel Jeitani

Desafío de la llamada democracia

Sarkis Mikel Jeitani

Publicidad
Publicidad

El desafío de la llamada democracia se considera de suma relevancia con la materia electoral, no es ningún secreto que perciben los ciudadanos inusual tiempo amenazador y turbulento que pone en riesgo la paz social en el país, no sólo se trata de incertidumbre del Estado que vive la nación o tal vez es muy extremista decir que esta percepción es de ingobernabilidad, quizá el descontento de la sociedad hacia el financiamiento del sistema político, considerando que la llamada democracia sólo se consolida electoralmente con sus instituciones aunque el desafío se presenta en el descontento hacia la clase política y sus instituciones y en particular en los partidos políticos, motivo que implica un poder político débil el cual puede llegar a ser fallido.

Por un lado, la óptica del problema visto de su ángulo negativo enjuicia el equívoco y el empeño de la política y sus partidos de coludirse con la ambición del poder; esto no permite promover una democracia de cualquier tipo porque los ciudadanos no se sienten representados por los partidos políticos e incluso se sienten hartos de la negativa de la política y sus artimañas con el fuego amigo y es bien sabido que uno de los mayores problemas de la llamada democracia son los mismos ciudadanos, quienes cada vez votan menos cuando lo único que se aplica en la llamada democracia mexicana es en las elecciones; además, es la fuerza que concentra en la opinión pública y deseo del pueblo de participar en la toma de decisiones e incluso la ciudadanía mexicana es de las pocas en todos los países del continente americano que ha tenido claro que el cambio debe suceder por medio de la participación ciudadana informada.

Desafortunadamente para México y la llamada democracia que los mexicanos contribuyen a ser críticos pero sin acción de reflexión ante los malos procesos políticos, sólo se satisfacen al no emitir su voto el día de la elección; por esta razón, siempre gana el abstencionismo en México y la consolidación de la llamada democracia en nuestro país, sigue siendo un desafío incansable.

Por ello, es necesario un cambio de raíz, no basta una reforma del Estado, la clase política incluyente debe tener en cuenta las agendas ciudadanas como una visión de Estado, independiente del partidos al que pertenezca, es decir el problema de la participación ciudadana no es promover una democracia integral a través de la prensa la cual es fundamental, sino el cómo hacer sentir y ver que la participación ciudadana puede sanear esta brecha que se ha ido extendiendo, haciendo sentir a la ciudadanía su exclusión del tema de decisión de la política pública, sino lo que haga esté logrando resultados y sepan de que su participación es lo esencial en el cambio deseado; además, para romper con toda la problemática que aleja al ciudadano de tener una verdadera representatividad, aunado a una evaluación necesaria del funcionamiento como gobierno.

Por tanto, no solo al tener la ley se obtiene la existencia del derecho, sino también de una cultura política en dónde se reconozca al ciudadano quien tiene la obligación al interior de una comunidad determinada ya que para ejerza su derecho no necesita la legalidad sino la legitimidad de los hechos, y eso se considera por las condiciones de inclusión del ciudadano en la vida cotidiana. En consecuencia, las leyes no logran eliminar los desafíos de la llamada democracia o garantizar los derechos ciudadanos, pero son las bases para conducir y fortalecer los actos de los ciudadanos, por ello, para lograr la consolidación de la llamada democracia y así resolver los desafíos, se necesita de una ciudadano que participe activamente en la política y de manera autónoma e informada y que cuente con una aspiración al tener una nueva cultura política que le permita entender que el cambio no sólo proviene sólo de emitir su voto, sino del romper el silencio para cumplir con los objetivos planteados de manera para acabar con todo aquello que estorban los procesos de la llamada democracia.

Aprovecho para felicitar a mi compañera de lucha, Teresa Samperio quien el día de hoy, la historia le hace justicia al ser reconocida por medio de un homenaje en su honor realizado por sus compañeros de su partido. Como siempre, es una mujer que da ejemplo de lucha social. Mi reconocimiento y admiración.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.