• Regístrate
Estás leyendo: #MeToo vs. Protocolo UNAM
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 15:58 Hoy

El desafío del pensar

#MeToo vs. Protocolo UNAM

Paulina Rivero Weber

Publicidad
Publicidad

La mayoría de las mujeres y de los hombres pensantes solemos recibir con agrado un movimiento que intenta proteger a las mujeres de cualquier clase de abuso. Pero desde que supe que #MeToo tenía como fundamento el anonimato, me pareció peligroso. No es imposible realizar un movimiento así, pero requiere ser manejado con mucha inteligencia y honestidad.

De entrada, no puede desbordarse como sucedió en México: quienes guían el movimiento deben cuidar la veracidad de sus publicaciones: no puede estar en manos de absolutamente toda la gente. Y eso ocurrió en México, el #MeToo mexicano en las redes sociales se convirtió en un movimiento donde cualquier persona, hombre, mujer, viejo o joven pudo decir lo que sea, para vengarse de quien sea, por haberle hecho lo que sea. Si existe por ahí un individuo que trató mal a un ser querido, por decir algo, #MeToo ofrece un camino para la revancha.

En el #MeToo mexicano el daño está hecho y no solamente a las personas falsamente acusadas: el daño está hecho al movimiento, el cual ha sido cuestionado por quienes originalmente lo alabaron. El daño está hecho y es radical porque un arma de lucha en beneficio de la seguridad de la mujer se ha convertido en una espada que perdió el filo, ya nadie sabe qué creer.

A diferencia de estos movimientos anónimos, en la UNAM se atiende cada caso con toda la privacidad del manejo de datos. La persona afectada explica lo que le ha ocurrido y recibe atención psicológica y apoyo para, si así lo desea, levantar una demanda universitaria. En caso de que proceda, se expulsa al universitario implicado; si no procede, no se expulsa y nadie se enteró.

Esto sucede gracias al Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género; el anonimato se conserva hasta donde la persona afectada lo desea, y en sus manos queda si tan solo toma la terapia de apoyo o decide levantar la denuncia. Pero el alumnado no está solo, la UNAM le respalda en todo el proceso. Ese debería ser el ejemplo a seguir en el resto de las instituciones del país. (Consultar el Protocolo en: http://www.ibt.unam.mx/computo/pdfs/protocolo-de-actuacion-en-casos-de-violencia-de-genero.pdf).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.