• Regístrate
Estás leyendo: Reforma constitucional, arma de doble filo
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 10:34 Hoy

En frecuencia

Reforma constitucional, arma de doble filo

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Aplaudo que ayer en la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores se hayan puesto todos de acuerdo para que al cuarto para las 12 se pida un período extraordinario de sesiones a fin de que el Congreso federal apruebe la tan acariciada reforma que permita poner en prisión preventiva a quienes porten de manera ilegal un arma de fuego, o se dediquen al robo de combustible.

Pero en medio de la fiesta que para muchos gobernadores esto representa, lamento decir que tengo una serie de observaciones al respecto. Punto número uno, el robo más grande de combustible que afecta a Petróleos Mexicanos no proviene de los huachicoleros como se les conoce a los delincuentes que se dedican a esta actividad, sino que por años se sabe que es al interior de la paraestatal.

Existe hoy leyes que sancionan a burócratas que afectan a la empresa mexicana, existen casos documentados de alteraciones de mediciones para sustraer en pipas el combustible ilegal de Pemex y hoy sabemos muy poco del destino de los responsables de estos robos, y de los jefes que tenían a su cargo a estos empleados. ¿Y entonces?

Y vamos a suponer que en efecto se logra la reforma constitucional para hacer de la portación ilegal de armas un delito grave y todos los que son detenidos con armamento inmediatamente van a la cárcel, qué van a decir los promoventes de la reforma si después de esto la violencia en México no baja.

No es que sea catastrofista pero el Sistema de Justicia Penal que opera en el país entró oficialmente en vigor en el 2016, tiene menos de dos años funcionando, y antes de esto el portar un arma era ilegal y era delito grave en el que el detenido no tenía derecho a fianza. Perdón pero en esos años ni el tráfico de armas, ni los homicidios descendieron pese a que en efecto este era un delito grave.

Creo que convertir en delito grave la portación ilegal de armas es un arma de doble filo pues mientras el tráfico de éstas sea un negocio redondo para los productores, principalmente de Estados Unidos y la corrupción en las aduanas siga sin impedir su ingreso al país, créame esto no va a mejorar.

Lo malo de nuestros gobernantes es que pretenden con ocurrencias disminuir la violencia, bien, está bien que metan a la cárcel sin derecho a fianza a quienes porten armas de manera ilegal pero que por favor no le quieran apostar sólo a eso para pretender bajar la violencia.

Menos mal que una de las bondades del sistema judicial que hoy nos toca vivir es que no se pueden sembrar armas para fabricar culpables como antaño sucedía, si no, estaríamos volviendo a aquellos años en que el Poder Judicial era utilizado para oscuros intereses, de alguna manera esto me tranquiliza.

Aguas, porque hoy pueden los titulares del Ejecutivo en el país culpar al artículo 19 de la desgracia en el país... ¿qué va a pasar cuando se den las reformas y no haya cambio por no tener políticas integrales? ¿A quién van a culpar?

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.