• Regístrate
Estás leyendo: ‘El Mijis’ y los siempre pobres
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 13:27 Hoy

Malos modos

‘El Mijis’ y los siempre pobres

Julio Patán

Publicidad
Publicidad

Hablé ya de un síntoma preocupante del nuevo régimen que es también una herramienta de propaganda: el culto a la pobreza.

Hoy, ser “pobre” es un buen negocio. Lo es para los ladrones de combustible, que seguirán robando pero votarán por Morena porque les pagarán por vivir cerca de un ducto.

Y lo es para la intelectualidad afín, que luego de un doctorado Ivy League, columna, tv, plaza en una universidad y a menudo también en el nuevo entramado oficial, siguen sacando a cuento sus raíces en la miseria, como si la pobreza fuera un logro a exhibir en el currículum. Y no.

Claro que no hay que avergonzarse de haber nacido en ella, y por supuesto que es honroso haberla superado. No lo es en cambio el regodeo ñoño en esa condición, usada como argumento chantajista para la agresión estigmatizadora: yo, el siempre pobre, tengo derecho a llamarte fifí.

Mi familia, española, de obreros y mineros, exiliada, jamás hubiera entendido esa actitud. La pobreza les parecía lo que nos debe parecer a todos: una tragedia, una condición a desterrar. Lucharon contra ella equivocadamente, defendiendo al comunismo, y sobre todo chambeando con decencia.

Me viene esto a la mente mientras pienso que una de las buenas cosas de la 4T es El Mijis. Nacido en la miseria, crecido entre adicciones y arrestos, hoy legislador, no olvida sus orígenes, pero ese recuerdo lo usa para contrarrestar la pobreza y la violencia, para acercarse a los barrios y escuchar a la gente.

Entiende que para actuar contra la marginación hay que hacer trabajo de campo, no lanzar admoniciones y billetes. Entiende que la cultura y el deporte juegan un papel en la integración. Y es una voz crítica. Adscrito el bloque morenista, no usa su pasado para estigmatizar a nadie, por eso tuitea que el bache molesta tanto al pobre como al rico, y sabe oponerse a medidas como el recorte al Inegi.

Ojalá nos dure. Porque esa izquierda libre, que sí necesitamos, le saca ronchas a la otra: la corporativista, la caudillesca, la maniquea. La siempre pobre.

***

¿Qué más le podemos aplaudir a la 4T? La despenalización de la mota y la digitalización de datos en la CdMx, a contrapelo del secretismo federal. Escribiré de esto. Ojalá nos den más temas así: urge.

@juliopatan09

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.