• Regístrate
Estás leyendo: Del enojo ciudadano a la angustia gubernamental
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 18:53 Hoy

Del enojo ciudadano a la angustia gubernamental

Publicidad
Publicidad

Sí, hay un profundo enojo hacia la administración presidencial actual. Y también una enorme angustia de la clase política ante el temor, probable por cierto, de perder el poder. El presidente Peña tiene que reconocer que el enojo está en la sociedad, no la angustia. Hay razones para ello: irregularidades por montones, opacidad por doquier. La corrupción como el emblema del gobierno actual (y también de los anteriores). Gobernadores presos, otros en vías de extradición, y algunos más indiciados, como es el caso del ex mandatario colimense, Sandoval, dueño de caballos pura sangre, ranchos y amigos de no buena calaña. Medina, ex mandatario de Nuevo León, con amparos bajo el brazo. Una larga lista de ex gobernadores priistas, con excepción de Padrés (Sonora, PAN), que abusaron a sus anchas de los recursos públicos y de los privilegios que el poder concede. Todos infringieron las normas ante la negligencia de la autoridad. Más tarde que temprano estará en la lista César Duarte quien, por razones insospechadas, se encuentra todavía en un exilio protegido desde el mismo Estado mexicano.

Hay encono que se alimenta de los yerros de la administración presidencial. En efecto, hay enojo y, para calificarlo apropiadamente, muy intenso. Si se consulta cualquier encuesta, se encuentra que la mayoría de la población percibe que este país no va en el rumbo correcto: 70 por ciento de los opinantes. Hay decepción de lo que pudo ser un gobierno innovador (hasta 2014) y después se diluyó en los escándalos, en las desapariciones, en los bienes mal habidos. Empresas que corrompen desde fuera (Odebrecht) y empresas que lucran desde dentro (Higa) sin el menor pudor. Se pudrió el sistema. Ese es el enojo ciudadano que se traduce en angustia gubernamental. El “nuevo PRI” regresó a su origen, el de las trampas y las marrullerías.

Nos dice el Presidente que hay que confiar en los logros obtenidos de la presente administración. Pero ¿cuáles son? A la reforma energética, indispensable por cierto, le falta consolidarse. Los precios de la gasolina, centavo a centavo, suben cada día. La inflación se disparó al doble. El salario mínimo tuvo un incremento de 8 pesos: ¿para qué sirven? No, no tenemos que estar angustiados. Tenemos que estar atentos, y sobre todo participativos, a las decisiones gubernamentales en un año de elecciones. No es prudente que el jefe del Ejecutivo conmine a sus empleados a hacer su trabajo, descuidando su función primordial: “Como sea, contribuyan a ganar las elecciones”. No importa si la atención a la pobreza se descuida o la ayuda a los damnificados de los sismos pasados se diluya. Hay que ganar la elección presidencial porque de no lograrse, la administración actual, independientemente de quién sea el sucesor, tendrá que rendir cuentas que, por lo que se aprecia, no serán muy claras y sí envueltas en una gran dosis de angustia.

Esta administración presidencial estampó su sello con el emblema de la corrupción. Tienen casi un año todavía para aclarar todo lo que se les achaca. Mientras tanto, la ciudadanía no está angustiada, pero sí con un enojo creciente hacia una administración presidencial, que por decir los menos, resultó decepcionante.

jreyna@colmex.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.