• Regístrate
Estás leyendo: A dónde van los monstruos
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 06:41 Hoy

Vidas Ejemplares

A dónde van los monstruos

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

De 1969 a 1980, Pedro López fue un predador solitario en tres países: Colombia, Perú y Ecuador. Dijo que asesinó a cerca de 350 personas —niñas y adolescentes entre nueve y 12 años—, aunque las autoridades solo encontraron los restos de un poco más de 70 individuos.

Pedro López siempre señaló que su conducta criminal era a causa de la brutal infancia que vivió. Nació en Tolima, Colombia. Fue el séptimo hijo de un total de 13 hermanos y su madre era una prostituta alcohólica que tenía relaciones frente a sus hijos.

A los nueve años su madre lo echó a la calle por manosear a una de sus hermanitas. El hombre que lo rescató de la indigencia resultó ser un pedófilo que abusó sexualmente de Pedro mientras estuvo a su resguardo.

En 1969, López cayó a prisión por hurto. En el recinto, el joven fue violado por dos internos. López estaba decidido a no ser más la víctima y asesinó a sus agresores.

Por actuar en defensa propia, solo recibió dos años más de condena. Quedó libre en 1978 y se marchó a Perú, donde comenzó su cadena de homicidios, acabando con la vida de niñas y muchachas indígenas.

Pedro López fue un agresor diurno, pues señalaba que la noche hacía desconfiar a sus víctimas. Elegía a sus presas en lugares públicos. Las buscaba “por su mirada”, las de “mirada más inocente".

López atraía a las menores ofreciéndoles comida o trabajo. Una vez que ganaba su confianza, las llevaba a lugares solitarios, donde las golpeaba antes de estrangularlas. Como muchos asesinos en serie, El Monstruo de los Andes —como lo apodó la prensa— le gustaba ver cómo se escapaba la vida a través de la dilatación de la pupila de sus víctimas.

Una vez muertas, el hombre practicaba la necrofilia, para después mutilar los cuerpos y enterrarlos a flor de tierra.

Pedro López estuvo varias veces a punto de ser linchado. Fue esa razón la que lo impulsó a cambiar de país.

Una inundación ocurrida en la ciudad de Ambato, Ecuador, desenterró cuatro cadáveres de niñas, lo que intensificó la presión por parte de la policía contra López, pues era uno de los sospechosos principales de la desaparición de varias muchachas.

La oportunidad para detener a López se presentó cuando unos comerciantes enardecidos lo golpearon mientras trataba de huir con una niña de 10 años que arrebató a una madre en el mercado.

López inicialmente no quería hablar. Fue con un cura con quien confesó sus crímenes. Posteriormente, un agente encubierto compartió celda con López y este le indicó el paradero de varios cadáveres.

López fue extraditado a Colombia, donde familiares de las víctimas en Perú, Ecuador y Colombia pensaron que enfrentaría un escuadrón de fusilamiento, pero en vez de eso fue enviado a un hospital psiquiátrico, donde tres años después, en 1998, quedó libre.

Nadie lo ha vuelto a ver. Existe la hipótesis de que fue asesinado por padres de las víctimas. La madre del monstruo dice que López está vivo, la Interpol lo busca desde 2002 para esclarecer 350 asesinatos, pero nada.

En 2012, en la ciudad de Tunja, Colombia, fue asesinada la menor Andrea Marcela García Buitrago. Las autoridades locales explican que las características del homicidio son muy similares a las que Pedro López aplicó en sus delitosu.



operamundi@gmail.com

@compalobo


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.