• Regístrate
Estás leyendo: Transparencia y honestidad
Comparte esta noticia

Peor para la verdad

Transparencia y honestidad

Humberto Zurita Eraña

Publicidad
Publicidad

La transparencia y la rendición de cuentas es una de las principales demandas de la población a la clase política, como resultado de los escándalos de corrupción en que se han visto envueltos diversos personajes públicos de todos los niveles.

Es un paso obligado para quienes ocupan un cargo público, trabajar en el fortalecimiento de los mecanismos de rendición de cuentas, para que el uso de los recursos públicos sea transparente y honesto, y de ese modo ir contribuyendo de modo paulatino en la recuperación de la autoridad moral que deben tener los servidores públicos.

Para lograrlo, debemos tener claro en principio que no es un problema de valores, de ética propia o de moral pública. Es, antes que nada, parte de la responsabilidad que deben de tener los gobernantes para con sus gobernados, sobre todo ahora en el que la comunicación es inmediata e instantánea, y los reclamos sociales se expresan por canales cuya dinámica la dicta la gente, a través de las redes sociales y el internet.

Actualmente, el fortalecimiento de la vida democrática pasa no sólo por la participación activa de la ciudadanía en los procesos electorales, sino también por la atención y vigilancia permanente a las acciones de gobierno, involucrándose en la toma de decisiones públicas. Hoy, la población ha dejado de ser un simple espectador de la cosa pública. Esta sinergia sociedad – gobierno redunda en un fortalecimiento de las instituciones.

Porque ya es momento de poner un alto a los excesos y terminar con las historias de impunidad que llenan hojas y hojas de los periódicos, además de significar un costo económico muy alto para nuestro país, en el cual se pierde parte de nuestra riqueza natural y productiva. Porque el amiguismo, los familiares incómodos, el tráfico de influencias, el compadrazgo y demás males que han hecho de la corrupción uno de los mayores males de nuestro país, le han hecho mucho daño al país y a nuestras instituciones.

La falta de una renovación, de oxigenar la vida pública, se debe en gran medida a la falta de correctos mecanismos de rendición de cuentas, con mayor transparencia. Porque la construcción y fortalecimiento de la vida institucional de México y de una nueva cultura moral de la sociedad, se debe de originar desde la sociedad misma, con la implementación de sistemas de obligatoriedad y políticas públicas que le empiecen a devolver al ejercicio de gobierno credibilidad, porque sólo de esa manera se podrán atender y solucionar los reclamos sociales, ¿no cree usted?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.