• Regístrate
Estás leyendo: Otra historia zapatista
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 21:00 Hoy

El país de las maravillas

Otra historia zapatista

Horacio Salazar

Publicidad
Publicidad

El próximo miércoles se conmemoran los 100 años del asesinato a traición del caudillo suriano Emiliano Zapata Salazar. Ya en un artículo anterior ("Una historia zapatista", enero 12) conté cómo hay una buena posibilidad de que el general fuera un antepasado de mi familia.

Hoy les quiero contar que, en parte gracias a ese artículo, conocí a varios descendientes reales y comprobados de Zapata.

Les contaré, por ejemplo, que el señor era de ojo alegre, o sea que las gustaban mucho las mujeres; como tuvo por lo menos 11 con descendencia, hoy diríamos que era un canijo, pero en aquellos tiempos era "todo un hombre".

Entre sus mujeres estuvo Margarita Sáenz, con quien procreó a Luis Eugenio (su hijo), quien se casó con una francesa, Hortensia de Choileul, y entre los cinco hijos que tuvieron está su nieta Margarita, una mujer decidida y vigorosa que participó en la revolución sandinista.

Otra mujer del general Zapata fue Petra Portillo, madre de Ana María Zapata Portillo, la cual se casó con un telegrafista, José Manrique, y de los siete hijos que procrearon, conocí a tres: Isaías Manuel, quien me invitó a su casa a platicar, y a las hermanas Lina Martha y Julieta Ana María Manrique Zapata.

Quiero decir que estos nietos del general, en su mayor parte jubilados, están muy orgullosos de su abuelo (Julieta me mostró algunas fotos que yo jamás había visto), pero del mismo tamaño que su orgullo es su frustración.

¿Por qué? Porque en éste, decretado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, Año del Caudillo del Sur, Emiliano Zapata (DOF, fechado el 21 de diciembre de 2018, pero publicado hasta el 13 de enero), cuando la familia se apresta a recordar la muerte de su ilustre antepasado… están casi solos.

Su dignidad no les permite ir muy lejos, y los gobiernos estatal y municipal han ayudado con los permisos y esas cosas, pero la familia del general Emiliano Zapata va a conmemorar a su abuelo ¡pagando de sus magros bolsillos la fiesta popular que están preparando en Cuautla, donde reposan los restos del prócer! Cualquiera diría que cuando quitaron del sepulcro del general el ángel que hoy adorna la casa familiar, privaron a la familia del auxilio celestial. Está bien que la Cuarta Transformación es austera, pero aquí están demostrando que también es huérfana. No se vale.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.