• Regístrate
Estás leyendo: Raúl Anguiano
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 19:34 Hoy

Con singular alegría

Raúl Anguiano

Gilda Montaño

Publicidad
Publicidad

La Primera entrevista que hice en mi vida fue al Maestro Raúl Anguiano. Era amigo de mi padre. Los dos eran de Jalisco y me la pidió el director de una revista que había entonces que se llamaba Presencia de Jalisco en México. La entrevista se publicó. La revista terminó, y allí empezó mi amistad con un de los grandes artistas que ha tenido la pintura mexicana en ese milenio. Sé que mientras exista alguna de sus pinturas, el estará presente. Amable, inteligente y digno, me recibió en su casa. Me sentó enfrente mientras platicábamos y me pintó. Me hizo un retrato al 'pastel' que he guardado desde 1972. "Usted es más bonita, pero se la regalo con mucho gusto", dijo cuándo me la dio.

La última serie de entrevistas que concedió el maestro, fue a mí. Brigita Anguiano fue indispensable durante todas las veces que fui a su casa. Impecable amiga, me abrió siempre las puertas de su alma. Los quiero infinitamente. Fueron el matrimonio perfecto.

Por supuesto que existen muchos, cientos de entrevistadores, historiadores, narradores y escritores que ya se han dado a la tarea de hacer espléndidos trabajos de su obra y de su vida. Yo soy una simple espectadora que a lo largo del tiempo y la distancia, le permitió la vida arrimarse a que la quisieran ese par de hermosos seres humanos y que le regalaran mil secretos que sabían.

El maestro partió ya. Es menester dejar testimonio permanente de su trabajo, de su pasión y de su esfuerzo. Quiero honrar al maestro ya que lo único que le pidió al pueblo y gobierno mexicano antes de morir, fue que se le hiciera un museo con su nombre. Solo tiene un espacio por ahora en la Casa de la Cultura de Coyoacán. A cambio, el donaría mucha de su obra.

Estamos pendientes de ver cómo el universo confluye para que así se haga.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.