• Regístrate
Estás leyendo: AMLO, percepción
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 17:00 Hoy

Ejercicio del Poder

AMLO, percepción

Gerardo Viloria

Publicidad
Publicidad

En razón que la democracia está asociada con el poder, con la participación del pueblo y, por ende, con la opinión pública.
Que, en los momentos actuales, el descrédito de los políticos, partidos y política está generalizado.
Que los ciudadanos se muestran más distantes de los políticos y de la política.
Que la confianza y entredicho político están directamente relacionados con las percepciones declaradas de los ciudadanos.
Y que, como alude el politólogo ROBERT PUTNAM, “la confianza es el lubricante de la vida social”, veamos cual es la percepción del colectivo mexicano respecto al virtual presidente electo ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR.
Para algunos de los entrevistados, el triunfo arrollador de LOPEZ OBRADOR, lo coloca como un político curtido como líder social, que mira hacia la izquierda.
Que será el presidente con mayor respaldo de la historia de México.
Que la cuarta transformación de la República es mucho más que la reforma del sistema político.
Que con ANDRES MANUEL, se acabaran los lujos y la suntuosidad que han acompañado al poder público y terminará la opulencia con la que se han conducido los presidentes de la República.
Sin embargo, otros refieren que, podría resurgir una presidencia radical pues cuenta con una amplia mayoría en el Congreso.
Además de ello, tiene a su favor la “jefatura real” del partido en el poder.
Más aún, con la designación presidencial de los coordinadores estatales de los programas de desarrollo, podría caer en la tentación de ejercer control político sobre los gobernadores; lo cual, llevaría a un neopresidencialismo.
Sumado a ello, el ejercicio de sus poderes constitucionales y de sus “facultades metaconstitucionales”, desequilibrarían el sistema político, inclinándolo hacia una presidencia totalitaria.
Otros más, han expresado que ANDRES MANUEL, es autoritario, rencoroso; político de ocurrencias, sarcástico, sin seriedad; con doble careta, desecha la palabra empeñada.
Por otra parte, el propio AMLO ha mencionado: “No soy autoritario”; “Yo no odio, pero no olvido. Perdono, pero no olvido”.
Decía DANIEL COSIO VILLEGAS en su libro “El estilo personal de gobernar”: “Un aspecto vital que influye en el actuar del presidente, es su sello peculiar y hasta inconfundible, que se forma de su temperamento, carácter, simpatía, educación y experiencia de gobierno”.
“Tiene un poder inmenso, es inevitable que lo ejerza personal y no institucionalmente”.
Anhelamos que AMLO no caiga en esa seducción.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.