• Regístrate
Estás leyendo: AMLO. ¿Cien días?
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 06:39 Hoy

Ejercicio del Poder

AMLO. ¿Cien días?

Gerardo Viloria

Publicidad
Publicidad

Ayer domingo se cumplieron los primeros cien días del régimen del presidente ANDRES MANUEL LÓPEZ OBRADOR, quien logró amplia legitimidad gracias al voto de más de 30 millones de ciudadanos mexicanos.

Vale destacar que ante el vacío de poder que propició ENRIQUE PEÑA NIETO, desde el 1º de julio pasado, LÓPEZ OBRADOR empezó a conducirse como mandatario.

En opinión de diversos analistas y estudiosos del Estado, este periodo ha permitido advertir una presidencia de claroscuros.

Se han emitido múltiples decisiones de conducción, aunque solo unas cuantas son trascendentes, sobre todo, al transmitir una clara señal que México no puede tolerar más las enormes desigualdades a las que muchos ya se habían acostumbrado o se percibían como algo natural.

Algunas líneas simbólicas de ese empeño y que han contribuido a construir su imagen son: la austeridad, combate a la corrupción, a la inseguridad, la atención a grupos vulnerables, así como la lucha frontal contra el robo de combustible.

En sintonía ideológica, en ese bosquejo, rompió la burbuja que envolvía la investidura presidencial al hallarse, cotidianamente, en contacto con la gente y los medios de comunicación.

Lo antedicho, le ha generado en la colectividad, un muy amplio el bono de popularidad.

No obstante, ello, mi colega ANA PAULA ORDORICA, refiere que en estos cien días llama la atención la diferencia que hay entre la opinión pública generalizada y la opinión publicada.

Apunta: “La opinión publicada demuestra, casi toda (hay excepciones), más preocupación, rondando en el enojo”.

¿Por qué?

Fuentes consultadas aseguran que hay una concentración de poder en una sola persona; el presidente es errático, impredecible y poco congruente.

El propio mandatario ha sido enfático al señalar que es perseverante y obcecado: “Me canso ganso”.

Su mensaje político posee la intención de expresar fuerza y poder.

En este contexto, ha eliminado lo que llama intermediarismo de la sociedad civil, que en su lógica equivale a corrupción; en ese espacio se encuentran las estancias infantiles y los refugios para mujeres víctimas de violencia.

Por otra parte, golpea a sus opositores llamándolos conservadores y, en el mismo sentido, a la prensa “fifí”.

De continuar por este rumbo, el resultado puede ser un país más polarizado.

Bajo esta perspectiva, es necesario reiterar que todo gobierno requiere de un escrutinio crítico, más cuando los contrapesos institucionales y tradicionales no existen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.