• Regístrate
Estás leyendo: Cien días
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 10:17 Hoy

Columna de Frank Lozano

Cien días

Frank Lozano

Publicidad
Publicidad

A poco más de cien días de iniciado su gobierno, Andrés Manuel López Obrador avanza con firmeza en torno a su proyecto. Su proyecto, no es el de un Estado fuerte con instituciones sólidas y contrapesos. De formas muy dudosas se hizo de la mayoría calificada en la cámara de diputados, recibiendo cascajos del partido Verde y del PRD. Debilitó el Tribunal Federal Electoral. Presentó al Senado una terna para la suprema corte de justicia con perfiles afines a su partido. Ataca organismos autónomos. Ataca a la sociedad civil. Influye para el PES recupere el registro. Tampoco es un gobierno antisistema, su consejo asesor está integrado por la mismísima mafia del poder que tanto denunciaba.

Su proyecto no es el fortalecimiento del federalismo. Ni el municipio, ni el estado tendrán los recursos necesarios para realizar sus labores y emprender sus proyectos de desarrollo, su agenda se dictará desde palacio nacional. Su proyecto tampoco consiste en la dar seguridad sin guerra. La aprobación de la Guardia Nacional le permitirá mantener al ejército en las calles durante su periodo.

Su proyecto tampoco son las mujeres. La cancelación de recursos para las estancias infantiles, el galimatías en que está metido por la “revisión” de la situación de los refugios para mujeres y su desinterés por impulsar la despenalización del aborto, son posturas conservadoras.

Su proyecto no es el medio ambiente. Canceló inversiones para energías limpias. Le apostará al carbón para la producción de energía eléctrica. Invertirá valiosos recursos para construir refinerías, como la de Dos Bocas, en Tabasco, que arrasó hectáreas de selva y cuya obra arrancó sin licitaciones. Hará un Tren en el sureste sin ningún tipo de justificación social, ni financiera, sin estudios de impacto ambiental, ni de ningún tipo.

Su proyecto tampoco apunta al desarrollo. Canceló el NAIM, cuyo impacto en la economía se prolongará por 20 años. En cambio, invertirá 370 mil millones de pesos en crear una estructura electoral a través de 19 programas para regalar dinero. Si bien, estos recursos aliviarán necesidades inmediatas, no lograrán romper el círculo de la marginación de quienes los reciban.

Su proyecto tampoco es la justicia. La corrupción es un elemento decorativo del discurso. Una entidad a la que puede recurrir hasta la náusea, sin que de ella surjan nombres y denuncias.

Su proyecto es la destrucción del viejo orden político y para lograrlo, se apoya de la comunicación. No le importa que en dicho proceso, —donde él se imagina como una suerte de liberador—, haya consecuencias y daños. Le importa su lugar en la historia y para lograrlo, seguirá mintiendo, desinformando, atacando y dividiendo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.