• Regístrate
Estás leyendo: El patín del diablo
Comparte esta noticia

Pixeles

El patín del diablo

Fernando Santillanes

Publicidad
Publicidad

Primero fueron las bicicletas, después los famosos scooters que en cada ciudad a la que han llegado se han convertido en un dolor de cabeza por la falta de orden y reglas claras para este tipo de servicios que llegan en las urbes, que en el rush de la tecnología permiten que se instalen estos dispositivos sin saber las consecuencias que tienen en la movilidad, la seguridad y los reglamentos de cada urbe.

Hace poco más de un año los scooters eran algo novedoso y que se veía como parte de la vida geek de ciudades como San Francisco, San José, Los Gatos, y toda el área de Silicon Valley, que lo veían como un elemento natural de startups y avance de modernidad para no utilizar un auto.

Pero en unos meses el desorden de los usuarios al dejar botado por donde fuera estos patines del diablo eléctricos, hicieron que la ciudad de San Francisco desterrara los scooters, y hoy es imposible ver uno de estos transportes en la zona más popular de la ciudad, por Union Square o calle Powell, los scooters son un recuerdo y una lucha legal para poder regresar.

A pesar de eso, la asociación nacional de transporte de ciudad en Estados Unidos, que lleva el dato del uso de bicicletas y otro tipo de transportes compartidos funcionando mediante apps u otro tipo de sistema para renta, informó que se han realizado 38.5 millones de viajes en e-scooters en 2018, superando los que se hacen en bicicleta, que fueron 36.5 millones de viajes, han sido 100 ciudades en aquel país donde hay 85 mil scooters disponibles para alquilar.

Como decía, en San Francisco y otras ciudades como Santa Mónica se redujo o casi desaparecieron estos dispositivos; sin embargo, hay otros lugares en el mundo donde los scooters son reyes, como Bogotá, Colombia, y Montevideo, Uruguay, donde Lime anunció que tiene más de 15 millones de suscripciones.

De acuerdo con Mashable, Bird, Lime, Uber’s Jump, Lyft, Bolt, Ford's Spin y otras compañías, siguen con un plan muy agresivo de lograr posicionar los scooters como un medio de transporte rey alternativo en ciudades con gran densidad de vehículos automotores y, en Ciudad de México, la Semovi ha dejado claro desde hace un mes las reglas de operación luego de accidentes, quejas de vecinos y demás incidentes que ocurrieron desde su llegada.

El punto de todo esto es que la tecnología va más rápido que los gobiernos, que a veces esas startups y apps crean soluciones que ni gremios con años operando como los taxistas habían pensado, y que el consumidor utiliza para mejorar su vida y movilidad, por lo que el reto de los gobiernos es tener equipos de futurólogos, expertos en tendencias que permitan adelantarse a estos problemas y crear soluciones a lo que venga antes de que llegue, porque créanme este tipo de servicios con apps van a seguir llegando y ni nos imaginamos que mejorarán, pero también que afectarán.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.