• Regístrate
Estás leyendo: Los 10 datos para un diagnóstico oportuno de cáncer infantil
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 17:12 Hoy

Fronteras de la ciencia

Los 10 datos para un diagnóstico oportuno de cáncer infantil

Fernando Fuentes

Publicidad
Publicidad

Eduardo Jorge Baños Rodríguez, pediatra, oncólogo, profesor adjunto del Curso de Subespecialidad de Oncología Pediátrica de la UNAM en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del Issste y Médico cirujano por la Universidad La Salle, consideró en exclusiva, 10 datos principales que se deben tomar en cuenta para detectar cáncer en pediatría:

1.- Fiebre. Todo niño con fiebre prolongada (más de 7 días) debe ser referido a un hospital para estudios complementarios y para aclarar la causa de la fiebre.

2.- La presencia de dolor de cabeza continua persistente e incapacitante que despierta al niño durante la noche o se presenta al despertar y se acompaña de vómito.

3.- Dolor óseo. El dolor de los tumores óseos no guarda relación con la intensidad de un posible traumatismo y no desaparece con el tiempo, sino que va aumentando progresivamente.

4.- Equimosis, petequias, o manifestaciones de sangrado. La presencia de moretes o petequias (pequeñas manchas rojizas y redondas) que usualmente no tienen relación con trauma; manifestaciones de sangrado como epistaxis (hemorragia o sangrado nasal), gingivorragia (hemorragia espontánea que se produce en las encías), sangrado por aparato digestivo o sangrado urogenital puede estar en relación con cáncer.

5.- Palidez palmar o conjuntival severa.

6.- Examinar los ojos del niño y determinar si existe alguna anormalidad. Es indispensable examinar los ojos del niño en busca del reflejo rojo de fondo normal; si en su lugar se observa leucocoria (pupila blanca), la principal sospecha es un retinoblastoma (cáncer ocular que comienza en la parte posterior de la retina).

7.- Palpar cuello, axilas e ingle en busca de linfadenopatías (inflamación de los ganglios linfáticos o glándulas). El 20 por ciento de las adenopatías son de origen neoplásico.

8.- Buscar signos neurológicos focales agudos y/o progresivos. Asimetrías en la cara como parálisis y desviación de la boca y ojos, que es la manifestación de alteraciones de los pares craneales debido al efecto masa de distintos tumores.

9.- Palpar abdomen y pelvis en busca de masas. Las masas tumorales malignas son duras, de consistencia firme y, según el órgano comprometido, se localizan en flanco (tumores renales), en hipocondrio derecho (tumores del hígado) y en hipogastrio (tumores de vejiga u ovarios). Cualquier masa que se palpe en el abdomen debe ser considerada maligna hasta que se pruebe lo contrario.

10.- Observar, palpar y determinar si existe masa o aumento de volumen en cualquier región del cuerpo, sin características inflamatorias es sospechoso de cáncer y por lo tanto debe investigarse.

*Premio Nacional de Periodismo 2008 y 2016. Premio México de Periodismo 2013. Premio Nacional de Locución 2017. Director de la revista Medicina Científica.

ferfuentesmty@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.