• Regístrate
Estás leyendo: Posverdad del Conacyt vs emprendimiento científico
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 18:13 Hoy

Columna invitada (Jalisco)

Posverdad del Conacyt vs emprendimiento científico

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Recientemente se presentó en el Senado de la República la iniciativa de ley para reemplazar la Ley de Ciencia y Tecnología vigente, expedida en el año 2002 y modificada en varias ocasiones, la última de ellas en el año 2015; se pretende hacer el cambio con base en la confrontación mediática en la “Era de la Posverdad”; ésta es definida como: la distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales (RAE).Desacreditar los logros obtenidos en Ciencia, Tecnología e Innovación por el Conacyt a lo largo de cuatro décadas de su historia, es insostenible.

El emprendimiento científico en las instituciones públicas ha sido impulsado a través de la modificación de la Ley de Ciencia y Tecnología y la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos (2015). La vinculación pública y privada para el desarrollo tecnológico y la innovación, es posible con la constitución de figuras jurídicas modernas para la creación de empresas científicas (Spin-Off), como ocurre en los países con índices elevados de desarrollo tecnológico e innovación: la propuesta de la dirección general del Conacyt para reemplazar esta ley, es un retroceso, y puede ser catastrófico para México.

El paradigma de la innovación tecnológica en el mundo, se ha desarrollado a través del modelo STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) y, específicamente en las Ciencias de la Salud, la investigación clínica de nuevos medicamentos y dispositivos médicos, ha sido posible y solo será posible, por la vinculación de las instituciones públicas de salud con empresas farmacéuticas, nacionales e internacionales. El Programa Nacional de Salud 2019-2024 establece como un objetivo específico “Fortalecer la industria farmacéutica nacional e investigación innovadora”: para cumplirlo, es necesario apoyar la innovación a través del Conacyt y las alianzas estratégicas con empresas privadas.

La “Posverdad” se ha vuelto común en el terreno de la política, y ahora, aparece la demagogia política en el ámbito científico. La divulgación de noticias, sin evidencias, provoca relativización de la verdad: la sociedad mexicana está confundida. Se les ha incitado al recelo y la hostilidad hacia la comunidad científica de México. Rechazamos la confrontación y la desvalorización institucional del Conacyt con la manipulación mediática que rompe el equilibrio social: no es destruyéndolo que se ha hecho, no es reemplazando la Ley de Ciencia y Tecnología… como vamos a construir un país mejor. El futuro de la Ciencia, Tecnología e Innovación de México están en riesgo, aún cuando son más necesarias que nunca.

ANA MARÍA B. CONTRERAS

y VÍCTOR MANUEL RAMÍREZ ANGUIANO

Académicos del Centro Universitario de Ciencias de la Salud. Universidad de Guadalajara

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.