• Regístrate
Estás leyendo: Mary Stuart, la reina feminista
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 19:58 Hoy

La pantalla del siglo

Mary Stuart, la reina feminista

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

El personaje histórico, la leyenda y el destino trágico de Mary Stuart, reina de Escocia nacida en 1542 y ejecutada en 1587, ha nutrido aparte de los libros de historia una buena cantidad de novelas, obras de teatro, biografías y películas. El filme británico Mary Queen of Scots (Las dos reinas) enriquece los discursos mencionados con una mirada feminista sobre el personaje y su época al mismo tiempo que cuestiona a través de un filme de estética exquisita los roles y rituales de la monarquía que persisten hasta nuestros días. El guión de Beau Willimon basado en la novela biográfíca del historiador e investigador británico John Guy, desarrolla la historia de Mary Stuart como personaje femenino complejo. Educada en la corte de Francia, Mary sobresalía en las letras, escribía prosa y poemas, hablaba francés, inglés, italiano y el dialecto escocés, además de que leía griego y latín, tocaba el laúd y era una experimentada jinete que sabía de halconería. Demasiadas cualidades para una mujer y reina cuyo rol asignado por el poder patriarcal era el de aparecer en actos protocolarios y procrear herederos que les asegurara el poder. John Guy intituló su libro publicado en 2004 con Queen of Scots: The True Life of Mary Stuart . Es difícil que una película pretenda narrar “la verdadera vida” de una mujer del siglo dieciséis. Lo que logra mostrar la película es la tragedia de una mujer y monarca consciente de su feminidad y la necesidad de pacificar un país al unificar los católicos de Escocia con los protestante del Reino de su prima Elizabeth I de Inglaterra. El filme empieza con el momento de la ejecución de Mary Stuart en 1587. Después de casi veinte años de haber sido separada de su pequeño hijo James y forzada a abdicar al trono de Escocia, observamos desde atrás cómo la elegante figura de la mujer vestida de negro sale del calabozo y camina al lugar dónde será decapitada. Con un gesto repentino le arrancan la ropa negra para dejarla con un vestido rojo que descubre su cuello. En los próximos planos Mary voltea su bello rostro sin maquillaje hacia el espectador. Mientras nos mira escuchamos su voz preguntar: ¿Cómo fue posible que sucediera todo esto? ¿Cómo he llegado hasta aquí? El filme le contestará con un flash back de dos horas en las que recorre las estaciones de la vida de Mary Stuart desde su regreso a Escocia en 1561 – como viuda del delfín de Francia - hasta su ejecución en 1587. La película dirigida por la británica Josie Rourke – experta directora de teatro - se aleja por completo de la “historia oficial” que limita el conflicto entre Mary y Elizabeth a la rivalidad entre las dos monarcas. El filme se centra en Mary como mujer y monarca que asume su femineidad con las necesidades emocionales, corporales, sexuales y sociales. Son su sensibilidad femenina, su cultura e inteligencia las que chocan con los regentes que habían gobernado en su ausencia. Guión, dirección, diseño artístico y actuaciones del filme acentúan con maestría la diferencia entre los poderes patriarcales de la corte de Elizabeth I (Margot Robbie) y las pretensiones de Mary (Saoirse Roman) de imponer su visión feminista, postura que fue castigada con prisión y muerte. Mary Queen of Scots no será una lección de historia: sin embargo, obliga a una reflexión de género acerca del poder.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.