• Regístrate
Estás leyendo: ‘Por amar sin ley 2’
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 16:37 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

‘Por amar sin ley 2’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Si usted pensaba que la temporada uno de Por amar sin ley estaba buena era porque no había visto la dos. ¡Dios mío! ¡Qué cosa tan más maravillosa! No se vaya a perder el lanzamiento en televisión abierta privada nacional de esta enorme teleserie este domingo a las 22:00 por Las Estrellas.

Yo ya tuve el privilegio de ver parte de este material y le juro que es espectacular. Por amar sin ley es la cúspide de la carrera como productor de televisión de José Alberto Castro, un título fundamental para entender lo que se tiene que hacer, en materia de ficción, cuando hablamos de pantallas abiertas en este país.

¿Qué es Por amar sin ley? Como usted sabe, la adaptación de un importante formato colombiano (La ley del corazón) que combina situaciones románticas y de abogados con un reparto de lujo.

Tenemos a Ana Brenda Contreras y a David Zepeda, pero también a Julián Gil, a José María Torre, a Altair Jarabo, a Guillermo García Cantú, a Leticia Perdigón y a muchas luminarias más.

¿Por qué le digo que esto es la cúspide de la carrera como productor de José Alberto Castro?

Porque es un resumen de su carrera. Por amar sin ley es una telenovela clásica, melodrama puro como Teresa, como Rubí, pero al mismo tiempo es revolución total como Serafín, como Pueblo chico, infierno grande.

Y tiene toda la parte familiar de La que no podía amar, toda la parte de la mujer empoderada de Palabra de mujer, toda la parte coral de Código postal, toda la parte sensual de Acapulco, cuerpo y alma y toda la parte social de Corona de lágrimas.

Es un producto muy atractivo, muy emocionante y muy romántico, como La malquerida, que está diseñado con admirable profesionalismo para atender a las audiencias mexicanas que están mirando la tv abierta a esa hora.

No, pero espérese. Todavía no acabo. Así como José Alberto Castro jugó con innovaciones literarias y metiéndose en conflictos dramáticos fuera de lo común en Ángela y Sin pecado concebido, Por amar sin ley 2 tiene una estructura completamente distinta a la de cualquier otra telenovela nacional y aborda temas que nadie más ha abordado.

También tiene todo el esquema bicultural de Vino el amor, toda la diversión de Los exitosos Pérez, toda la mezcla de clases sociales de Pasión y poder, toda la definición de valores de Sentimientos ajenos y toda la complejidad técnica de programas como Y Vero América va. Es un producto consolidado, bien hecho y, lo mejor de todo, que le deja algo al público.

Cuando usted lo vea, no solo se va a quedar con la boca abierta ante esos casos cortos que van a ir entrando y saliendo a lo largo de los capítulos o ante el derroche de esas escenas de acción grabadas en lugares insólitos como Paseo de la Reforma. Va a aprender lo que debe y lo que no debe hacer cuando tenga un problema legal, a qué tiene derecho y a qué no ante determinadas circunstancias.

Es, tal y como usted vio en la temporada uno, más o menos como La rosa de Guadalupe, pero en un formato más amplio y para otro horario, y solo que ahora corregido y aumentado. Por amar sin ley 2 es, por increíble que parezca, mejor que Por amar sin ley. Luche por verla, le va a encantar. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.