• Regístrate
Estás leyendo: Los románticos mensajes de Zurita a Christian Bach
Comparte esta noticia
Viernes , 19.04.2019 / 16:37 Hoy

Los románticos mensajes de Zurita a Christian Bach

Famosos

Pocas parejas del mundo del entretenimiento se mostraron tanto amor como Humberto Zurita y Christian Bach; lee algunos de sus mensajes más románticos.
Publicidad
Publicidad

Christian Bach y Humberto Zurita no sólo fueron una pareja exitosa en el ámbito profesional, también, durante más de X años, construyeron uno de los matrimonios más sólidos de la industria del entretenimiento en México.

El amor que Zurita le profesaba a Christian Bach —fallecida el 26 de febrero, a los 59 años— lo compartía también con sus seguidores en Instagram.

Junto a las fotos de la productora, abogada y estrella de telenovelas, Zurita dedicó hermosos mensajes de amor a su esposa. Éstos son algunos de los más románticos.

Al estilo de Juan Luis Guerra:

Tengo un corazón mutilado de esperanza y de razón

Tengo un corazón que madruga adonde quiera

Y ese corazón se desnuda de impaciencia ante tu voz


"Yo que he sabido verte entre las cosas esenciales. Me enojé cuando nombraron tu nombre en lugares comunes".



"Todos necesitamos alguna vez un cómplice, alguien que nos ayude a usar el corazón"



Con palabras del poeta sevillano Vicente Aleixandre:

Dormida sobre el tigre,

su leve trenza yace.

Mirad su bulto. Alienta

sobre la piel hermosa,

tranquila, soberana.

¿Quién puede osar, quién sólo

sus labios hoy pondría

sobre la luz dichosa

que, humana apenas, sueña?

Miradla allí. ¡Cuán sola!

¡Cuán intacta! ¿Tangible?

Casi divina, leve

el seno se alza, cesa,

se yergue, abate; gime

como el amor. Y un tigre

soberbio la sostiene

como la mar hircana,

donde flotase extensa,

feliz, nunca ofrecida.

¡Ah, mortales! No, nunca;

desnuda, nunca vuestra.

Sobre la piel hoy ígnea

miradla, exenta: es diosa.




También con palabras del poeta estadunidense E. E. Cummings:

Esto es lo que el cielo no sueña: el olor de la mujer y sus suspiros, la voz del hombre y sus abrazos; el latido acompasado de los que duermen juntos esta noche.


Más de Cummings:

Llevo tu corazón conmigo (lo llevo en mi corazón) 

nunca estoy sin él (tú vas dondequiera que yo voy, amor mío);

y todo lo que hago por mí mismo lo haces tú también, amada mía.


A veces, un simple corazón basta.


Y un poco de Jaime Sabines.

“Por eso estoy a tu puerta, esperando"


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.