• Regístrate
Estás leyendo: Espejo
Comparte esta noticia
Viernes , 15.02.2019 / 12:46 Hoy

Espejo

Poesía

Esta obra de la escritora norteamericana fue escrita en Inglaterra en el año de 1969, refleja la preocupación que tenía por envejecer
Publicidad
Publicidad

Sylvia Plath


Soy plateado y preciso. No tengo preconcepciones.
Todo lo que veo lo trago de inmediato
Tal como es, sin veladuras por amor o disgusto.
No soy cruel, solo veraz
—el ojo de un pequeño dios cuadrangular.
Casi todo el tiempo medito en el muro opuesto.
Es rosa, con manchas. Lo he mirado largamente
Y pienso que es parte de mi corazón. Pero parpadea.
Rostros y oscuridad nos separan una y otra vez.

Ahora soy un lago. Una mujer se asoma a mí,
Busca en mi extensión lo que ella es en realidad.
Entonces voltea hacia esas mentirosas, las velas o la luna.
Veo su espalda y la reflejo exacta.
Ella me premia con lágrimas y una agitación en sus manos.
Soy importante para ella, que va y viene.
Cada mañana es su rostro quien reemplaza la oscuridad.
En mí, ella ha ahogado a una joven; y en mí, una mujer vieja
va hacia ella días tras día, como un pez terrible.


Traducción de Víctor Manuel Mendiola


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.