• Regístrate
Estás leyendo: “De niña le tenía miedo a los adultos y ahora mucho más”
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 18:46 Hoy

“De niña le tenía miedo a los adultos y ahora mucho más”

Entrevista | JESUSA RODRÍGUEZ

La senadora por Morena revela que es muy tímida, personalidad que la desmotivó para ser arqueóloga; sí le gustan los tacos, siempre y cuando sean veganos, no tiene adicciones, pero considera que el peyote es mágico.
Publicidad
Publicidad

Jesusa Rodríguez (Ciudad de México, 1955) habla sin reservas tanto de las carnitas, “como una forma de colonizarnos”, como de la similitud que hay, “por falta de información”, entre el clítoris y la mariguana.

Actriz desde los tres años, la actual senadora por Morena se caracteriza por generar polémicas; sin embargo, admite que es una persona tímida y que sí le gustan los tacos, pero veganos.

¿Quién es Jesusa Rodríguez?

Una mujer tímida y curiosa.

¿Cómo fue su niñez?

Viví en una higuera, llegaba de la escuela y me subía para ver el mundo desde ahí. A los siete años vi el primer higo maduro y dije: “Quiero ese higo”. Agarré una piedra y la aventé con toda mi alma, corrí, y el higo cayó en mi mano y me lo comí; entonces entendí que todo lo que quieras con verdadera pasión lo consigues. Tuve una infancia feliz.

¿Es lopezobradorista?

Empecé a trabajar con AMLO en 2005, cuando el desafuero. Me invitó Elena Poniatowska a que lo apoyáramos.

¿La actuación tiene similitudes con la política?

Son oficios distintos, nos preparamos para distintas cosas, pero nos une el escenario político o la política en el escenario.

¿Cómo comenzó en el teatro?

Hice mi primera obra a los tres años, la cama fue mi escenario, invité a toda la familia. Ya a los siete hacía teatro político con mis primos y hermanos: poníamos la cortina del baño como telón, eran chistes de niños, con latas de chiles hacíamos los reflectores, cobrábamos 5 centavos.

Ya de adolescente tenía muchas ganas de estudiar arqueología, pero como soy tan tímida, pensé: “No, de arqueóloga me voy a volver autista”, y entonces dije: “Seré autista o artista”.

¿Es la senadora más polémica y más tímida?

Los tímidos hacemos cosas así para poder vivir en el mundo. Cuando era niña, le tenía mucho miedo a los adultos, y ahora mucho más.

¿Qué está leyendo? «‘La Ofrenda 4 de La Venta: Un tesoro’, es un catálogo de Laura Filloy»

¿Cómo conoció a Chavela Vargas?

Es una historia muy bonita. Teníamos El Hábito, donde hacíamos farsa y música. Un día estaban cantando las Hermanas Águila y dijeron: “Ahí está Chavela Vargas”. Yo dije que era imposible, porque Chavela había muerto hace 10 años, pero ella dijo: “Yo soy la occisa Chavela Vargas”, así se presentaba. Entonces le dije que tenía que cantar aquí. Respondió que jamás, que estaba retirada, pero regresó a las dos semanas.

¿Fue una buena amistad?

Muy buena.

¿Se emborracharon?

No. Chavela fue alcohólica al grado de perder su propia carrera. El día del estreno estaba lleno, estaba Monsiváis y todo el México de su época. Dijo: “No puedo, nunca he cantado sin un tequila, tráiganme uno”. Liliana y yo nos miramos y ella le dijo: “No, si tomas, no cantas, y si cantas, no tomas”, así que jamás la vi beber.

¿Cuánto tiene que no come carnitas?

Desde hace ocho años no como animales ni productos derivados.

¿Su comida favorita?

Ahorita lo que más me gusta son los tacos al pastor que hacemos de soya orgánica, son riquísimos.

¿Cocina?

Poco. pero los huanzontles me quedan muy bien.

¿Qué música le gusta?

La de Bach y Mozart, sobre todo porque puse en escena Don Giovanni.

¿Por qué la comparación de la mariguana con el clítoris?

Eso fue un teléfono descompuesto que las redes inventaron. Estaba hablando de desinformación.

¿A favor de la despenalización con fines recreativos?

Absolutamente, es como el aborto.

¿Ha fumado mariguana?

¡Toda mi vida!, jajaja, no es cierto, eso es mucho decir, ni de niña ni de joven.

¿Tiene adicciones?

No tengo mente adictiva. No tengo cuerpo para resistir. Si me tomo un mezcal, es poquito; si es mariguana, es poquito. Bueno, el peyote me parece una experiencia extraordinaria.

¿Por qué?

Creo que nuestra cultura esta basada en esas plantas sagradas…tienen su porción mágica, es la revelación de tu integración a la naturaleza y jamás crea adicción. Cuando dije que el peyote, la mariguana y los hongos no son droga se rieron de mí, pero no se van a reír de Helia Bravo (científica y bióloga), quien dijo que no es droga.

¿Cómo se siente con las polémicas?

Toda mi vida me he dedicado pacientemente a acumular desprestigio; entonces, cuando me dijeron que iba a ser senadora me pregunté: ¿y mi desprestigio?

¿Le molesta la polémica?

Me da curiosidad el teléfono descompuesto, lo jugaba de niña con mis primos. Hay memes muy simpáticos, me dio mucha risa una caricatura del rey de España que decía: “Todo por unos tacos de carnitas”.

¿Cómo es como pareja?

¡Soy lo máximo! Tengo 39 años con mi esposa (Liliana Felipe).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.