• Regístrate
Estás leyendo: Importancia y reorganización de los Centros Públicos del CONACYT
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 07:33 Hoy

Ciencia Y tecnología

Importancia y reorganización de los Centros Públicos del CONACYT

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Lo de hoy es la sinergia, lo de hoy es la cooperación. En esta etapa del avance de la cadena educación, ciencia, tecnología e innovación, el camino que se vuelve más adecuado es el de comunicación, el intercambio y la cooperación. El viejo esquema del trabajo individual, detrás de muros y que sólo asoma el rostro para visualizar lo que otros hacen desde una óptica individual, está en franca decadencia.

Las instituciones de educación superior y centros de investigación tienen la necesidad, cada vez más, de vincularse con sus iguales en su misma localidad, país y en otros naciones.

La facilidad tecnológica para la trasportación de la información permite una fluidez nunca antes vista que merece la atención para formular nuevos esquemas de trabajo en conjunto, el intercambio de grandes cantidades de documentos y el simple trasiego de correos electrónicos hacen que la comunidad científica y tecnológica este fuertemente comunicada y al tanto del quehacer en todo el planeta.

Los centros públicos de investigación y desarrollo del CONACYT comparten una historia desde su formación que los liga a su lugar de origen, sin embargo con el paso del tiempo sus alcances en conocimiento y penetración les han dado perspectivas nacionales e internacionales, de acuerdo a su grado de expertis.

En fechas recientes, el CONACYT ha impulsado el trabajo de consorcios entre su propio sistema para potenciar las capacidades tecnológicas y científicas de cada uno y atender las múltiples problemáticas que el país necesita.

De este modo la interacción de su capital humano se ve enriquecida con las diferentes disciplinas y talentos concentrados en los centros que irradian respuestas con mayores conocimientos y soluciones concretas.

Esta perspectiva múltiple y colaborativa tiene su razón de ser también en la necesidad de sumar los equipos e infraestructura con que cuentan los centros y poder brindar alcances de mayor nivel a sus usuarios.

Asimismo, evita equipar a centros del mismo sistema con iguales o similares equipos y de costos elevados para contener la tecnología de punta con que debe de contar el sistema de ciencia y tecnología en el espectro CONACYT.

El sistema de centros del CONACYT es un conjunto de 27 centros que cubren los principales campos de conocimiento científico, tecnológico, social y humanístico. De acuerdo a sus objetivos y especialidades, se agrupa en tres grandes subsistemas: Ciencias Exactas y Naturales (10 Centros); Ciencias Sociales y Humanidades (8 Centros); Desarrollo Tecnológico y servicios (8 Centros); y uno más especializado en el financiamiento de estudios de posgrado.

Los objetivos de los Centros Públicos CONACYT son: Generar conocimiento científico y promover su aplicación a la solución de problemas nacionales; formar recursos humanos de alta especialización, sobre todo a nivel de posgrado; fomentar la vinculación entre la academia y los sectores público, privado y social; promover la innovación científica, tecnológica y social para que el país avance en su integración a la economía del conocimiento; promover la difusión y la divulgación de la ciencia y la tecnología en las áreas de competencia de cada uno de los Centros que integran el Sistema y fomentar la cultura científica, humanística y tecnológica de la sociedad mexicana.

Recientemente el CONACYT dio a conocer la reorganización de los Centros que se integraron en cinco coordinaciones: Coordinación de materiales, manufactura avanzada y procesos industriales (integrada por CIQA, COMIMSA, CIATEC, CIDESI, CIATEQ,CIDETEQ y CIMAV); Coordinación de física y matemáticas aplicadas y ciencia de datos (CICESE, IPICYT, CIMAT, INAOE, INFOTEC y CIO); Coordinación de medio ambiente, salud y alimentos (integrada por INECOL, CIATEJ, CIAD, CICY, ECOSUR, CIBNOR, CICESE e IPICYT); Coordinación de política pública y desarrollo regional (integrada por COLEF,CIDE,GEO y CIESAS); y Coordinación de historia y antropología (Instituto Mora, El Colegio de San Luis, El Colegio de Michoacán y CIESAS).

Con este enfoque de reorganización, se establecen también consorcios que apuestan por una mayor comunicación y cooperación entre centros, sumando las fortalezas y capacidades de ellos. Cada consorcio ha sido diseñado de acuerdo a sectores estratégicos del país, lo que redundará en más y mejores resultados en materia de ciencia, tecnología e innovación. En breve estaremos observando un trabajo colaborativo más eficiente y de mayores alcances en el marco del Sistema de Centros Públicos del CONACYT de acuerdo a la siguiente división por sectores que resultan de la mayor importancia para el desarrollo del país: Manufactura Avanzada; Energía Renovable, Hidrocarburos; Agroalimentos y Multidisciplinario en Ciencias Sociales.

Mario Alberto Moreno Pérez

Coordinador de Vinculación de CIATEQ-Hidalgo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.