• Regístrate
Estás leyendo: Ya siéntese, señora
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 05:19 Hoy

Seguridad ciudadana

Ya siéntese, señora

Sophia Huett

Publicidad
Publicidad

Escrita hace casi 3 mil años, La Odisea de Homero narra en uno de sus pasajes, el momento en el que Penélope, leal esposa de Ulises, desciende de sus habitaciones a la sala del palacio, donde escucha cánticos sobre las dificultades de los héroes griegos en su regreso al hogar.

Al tratarse de un tema doloroso para ella, dada su paciente espera por el regreso de su esposo, pide que se elija otro más alegre. En ese momento interviene su hijo Telémaco: “Madre mía, vete adentro de la casa y ocúpate de tus labores propias, del telar y de la rueca… el relato estará al cuidado de los hombres y sobre todo, al mío”.

Y Penélope se retira.

No se trata de una peculiar ideología de una cultura distante, sino de una tradición de discurso de género del que todavía somos herederos.

Durante un partido de basquetbol, adolescentes toman un megáfono y gritan a sus contrincantes “ya siéntese, señora”.

¿Realmente importan estas palabras? Podrían importar mucho si se trata de apuntalar una expresión que sirve para despojar de autoridad y fuerza, así como de acotar la eficacia de la mujer a la esfera doméstica. Más aún importa cuando se utiliza hacia los hombres, porque pareciera que dotarlos de una identidad femenina para ofenderles.

Enfundada en un uniforme militar, Rosalinda Padilla Camacho llegó a ser Capitán de Caballería del Ejército del Sur, mientras que Amelia Robles Ávila decidió vestirse de hombre para ingresar al Ejército Zapatista donde alcanzó el grado de Coronel.

A estos nombres de mujeres que participaron en la lucha armada de nuestro país, más allá de labores de asistencia y enfermería, se suman los de Carmen Parra de Alanís “La Coronela Alanís”, Guadalupe García, María Teresa Rodríguez “La Coronela” y Valentina Avitia.

Sus retratos, expuestos en el “Museo de Caballería” de la Secretaría de la Defensa Nacional, muestran a mujeres fuertes y maduras.

De vivir en nuestra época, la de las redes sociales, probablemente en más de una ocasión hubieran sido objetos del meme conocido entre los quinceañeros… “ya siéntese, señora”.

Y seguro la recomendación que habrían recibido era la de no engancharse y no dar atención a la ofensa pública, una inocente invitación a “aguantar y callar”, dejando así el terreno sin oposición alguna para los agresores.

Esta semana la Doctora Patricia Trujillo Mariel fue nombrada como representante de la Policía Federal para la Coordinación Operativa Institucional de la Guardia Nacional.

“A ver si sus doctorados le sirven a esta SEÑORA para mejorar la seguridad”, “dudo que esta SEÑORA sepa siquiera disparar un arma”, “la SEÑORA no ha de tener idea de lo que es estar desplegado en la sierra de Guerrero”. Solo faltó el pubertil grito “ya siéntese, señora”.

Lo cierto es que la Comisaria General de carrera, quien ingresara a la Policía Federal desde el año 2009, además ser médico cirujano cuenta con amplios conocimientos y reconocimientos en materia de criminología y criminalística, medicina forense, readaptación social e incluso ciencias pedagógicas y filosofía. Y de eso se trata dar resultados en materia de seguridad: en no limitar las estrategias al uso de armas de fuego y despliegues; por el contrario: es indispensable utilizar el conocimiento, la inteligencia, la experiencia y la ciencia para romper paradigmas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.