• Regístrate
Estás leyendo: "Llámame Internet", de A. Pisanty
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 15:28 Hoy

Columna de Rogelio Villareal

"Llámame Internet", de A. Pisanty

Rogelio Villarreal

Publicidad
Publicidad

El vecindario mundial se ha ampliado a límites casi infinitos, asistimos a la masificación de las conductas, incluyendo las criminales. Un tuit o un post en Facebook puede causar una tormenta en el otro lado del mundo.

Gracias a internet conocí a Alejandro Pisanty, y a muchas otras personas valiosas que probablemente nunca habría conocido de no ser por esta herramienta que ha cambiado no solamente la faz del mundo, sino las costumbres y la conducta de una mayoría de sus pobladores, con nuevas reglas de etiqueta, pero también con nuevas maneras de hostigar y de cometer crímenes.

Internet es un súper big brother político, económico, moral. Llámame Internet, aquí está todo lo que ustedes querían saber de la red de redes pero no sabían cómo preguntar. Y todas las respuestas en un libro de apenas 84 páginas publicado el año pasado por la Secretaría de Cultura; un breve y lúcido ensayo donde podremos conocer cómo funciona internet detrás de las pantallas, quiénes lo dirigen, coordinan, organizan, operan; en suma, quiénes lo hacen mejor.

También podremos conocer a los que lucran, a los que se dedican a recabar todos los datos posibles de quienes lo usamos cotidianamente para trabajar, para distraernos, para informarnos o para estar en contacto inmediato con familiares, amigos y desconocidos.

Internet, dice Pisanty, es el reflejo magnificado a la enésima potencia de lo que pasa afuera de él. Lo bueno, lo malo, lo peor; un lugar donde magnifica la bondad, la vulgaridad, la maldad, la vileza: la naturaleza del ser humano. Un universo en el que parece predominar la cháchara, lo superfluo, la mentira, el chisme, la calumnia. Internet, dijo Umberto Eco, le dio voz, presencia y peso a una numerosa legión de idiotas, pero, desde luego, también a gente que piensa y que trabaja por hacer de este mundo un lugar más habitable.

Internet es un territorio peligroso y resbaladizo donde hasta el más peinado tropieza. Una vez contesté un cuestionario, creo que era sobre el coeficiente intelectual, y Pisanty me reconvino: “Ya caíste”. Me explicó cómo ésa es una de las tantas maneras que tienen empresas y organismos para recabar información sobre todos nosotros para saber qué es lo que nos pueden vender: un producto, un servicio, un partido político, un candidato.

Internet es ahora la inagotable biblioteca de Babel que imaginaba Borges, un enorme repositorio de la historia del mundo y de la humanidad, con todas sus gradaciones y perversiones, sus luminosos espacios de conocimiento y sus oscuros rincones de odio. “Era más peligroso olvidar que recordar; teníamos que gastar en protegernos del olvido, no de la memoria”, escribe Pisanty.

Internet es el culmen de la historia del origen de la civilización: desde la invención del lenguaje, las pinturas rupestres, la escritura, la imprenta y de ahí hasta el smartphone y los desarrollos en computación cuántica. Internet ha transformado todo lo que conocemos, prácticamente todas las profesiones, y muy especialmente la manera en que se transmite la información. El periodismo ya no es el mismo. La plataforma digital permite la interacción inmediata de los lectores, pero también la proliferación de noticias falsas, con sus nefastas consecuencias.

En este marasmo, ¿dónde quedan la privacidad, la intimidad, la seguridad, la libertad de opinión? Existe un acoso terrible a los disidentes en países como China, Arabia Saudita, Vietnam, Azerbaiyán y Bahrein, donde el sexo, la religión y la política son temas en los que no se puede discutir libremente. El disenso es castigado.

Cuidado con internet: todo lo que hacemos ahí queda registrado y en algún momento eso aparecerá. El pasado no se borra. ¿Qué podemos hacer? ¿Es conveniente que un político pueda omitir detalles escabrosos de su biografía si se postula para un puesto? ¿Qué límites debemos ponernos? Alguien toma una foto de una persona que fallece en un accidente o en un acto de violencia y se vuelve viral. ¿Dónde queda la dignidad de los muertos? Se pregunta el autor: “¿Dónde los sentimientos de los familiares y amigos de la persona afectada, el interés de los menores y de sus padres, el dolor que pasarán los familiares viendo por años, quizás el resto de su vida, la imagen dolorosa de un pariente muerto. O ser objeto de risa, o de hostigamiento, cuando ya mayor una foto inconveniente te espere en cada nueva solicitud de trabajo”.

Sin embargo, también internet puede ser liberador. Muchos internautas se dan cuenta de lo que pasa fuera de sus países, si son democráticos o no, qué se discute en torno a la homosexualidad, el feminismo, el aborto, la legalización de las drogas, la libertad de prensa, la separación de las instituciones religiosas y el Estado.

Una cosa es importante, señala Alejandro: la red es una sola para todo el mundo, independientemente de los esfuerzos de gobiernos y corporaciones por evitar que la información llegue a quienes no quieren que la vean.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.