• Regístrate
Estás leyendo: Detrás de la aprobación-fascinación
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 00:01 Hoy

Antilogía

Detrás de la aprobación-fascinación

Ricardo Monreal Ávila

Publicidad
Publicidad

Las encuestas telefónicas reportan una aprobación presidencial promedio de 75 por ciento. Las realizadas en hogar, más amplias y precisas, 85. Desde que se hacen estas mediciones, ningún presidente de México había traído ese jalón, torque o impulso. Todo un fenómeno a explicar.

Platicando con personas de todas las regiones de la nación, desde Tijuana hasta Mérida, tres son las cualidades personales que más mencionan y que más gustan del presidente AMLO: 1) “Muy trabajador”; 2) “Honesto”; 3) “Cercano a la gente”.

Otras verbalizaciones de estas cualidades son:

1) “¿Qué presidente se levanta todos los días a las 5 de la mañana para ponerse a trabajar?”; “¿Qué presidente renuncia a las comodidades de los aviones privados y se mueve por tierra?”; “¿Qué político se mueve en autos compactos, sin escoltas y sin autos blindados?”

2) “Ningún presidente ha vivido en su casa particular”; “¿En verdad no tiene casas blancas escondidas?”; “¿No maneja partidas secretas o sobresueldos para él y su familia?”; “Podría ganar lo que quisiera o robarse lo que pudiera, pero no lo hace”.

3) “Antes, nadie se podía acercar a un presidente, y hoy, hasta selfis nos tomamos con él”; “No le teme a la gente y la gente no le teme a él”; “Es uno de nosotros, habla como nosotros, dice las verdades que queremos escuchar”.

Pero también expresan sus inquietudes. Las tres más frecuentes: 1) “Me preocupa su seguridad; hay mucho loco suelto y hay muchos intereses afectados”; 2) “Me preocupa su salud, tiene jornadas de trabajo extenuantes”; 3) “Su equipo de trabajo puede rezagarse, no aguantarle el paso o fallarle”.

“Las mañaneras” es el programa más visto a esa hora. Hay una suerte de cadena nacional de facto, todos los días a las 7 a.m., de lunes a viernes. No hay portal periodístico que no la transmita. No hay ciudad de más de 100 mil habitantes en donde no se conecten al menos 150 personas diariamente. Seguidores y detractores por igual. El ex presidente Felipe Calderón parece no perderse una: no deja pasar una sola alusión. Vicente Fox, igual.

Para quienes cruzan apuestas trasatlánticas sobre cuánto tiempo va a durar este ritmo de trabajo y la aceptación-fascinación entre la gente, van dos tips: siendo AMLO jefe de Gobierno, las “mañaneras” duraron cinco años. Solo se interrumpieron por viajes o giras fuera de la ciudad. Antes duraban 30 minutos; hoy, no menos de 90. De la misma manera, siendo jefe de Gobierno, alcanzó 85 por ciento de aprobación en el tercer año de su gobierno, cuando el programa para personas adultas mayores y otros 13 programas sociales se generalizaron en la ciudad. Vino entonces el primer ejercicio de revocación de mandato. El 95% de participantes votaron por el “sí”, para que continuara. Después se realizó la elección de asambleístas: el PRD casi borra a los demás partidos.

¿Cuánto va a durar esta luna de miel? Lo que tenga que durar. Hace 14 años, los principales desafíos fueron la inseguridad y los escándalos de corrupción. El alma social del gobierno superó esas pruebas y trascendió a ellas. Todo esto está detrás de 85% de acuerdo ciudadano. Una aprobación-fascinación que, literalmente, no la tuvo ni Obama… ni Merkel ni Macron ni Putin.

ricardomonreala@yahoo.com.mx
@RicardoMonrealA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.