• Regístrate
Estás leyendo: Serena Morena, qué prisa
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 19:55 Hoy

Nada personal

Serena Morena, qué prisa

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

Solo falta que la Subsecretaría de Cultura organice las visitas guiadas a Casa Puebla (sede del titular del Poder Ejecutivo) y abra sus puertas para degustar un buen asado en un “picnic” familiar, como una opción adicional al paseo en la zona de Los Fuertes de Loreto y Guadalupe.

Lo que se ve no se juzga; se busca emular el destino y uso de la ex residencia oficial de “Los Pinos”, un recurso subliminal.

Y como quieren que todo se parezca al gobierno federal, una iniciativa legislativa en el Congreso del Estado presentado por el grupo parlamentario de Morena, propone modificar la Ley Orgánica del Estado para cambiar el nombre de Secretaria de Desarrollo Social, a Secretaría de Bienestar, igual a la del gobierno de la 4T.

No tendría nada de malo que ambas cosas ocurrieran, es decir, convertir Casa Puebla en centro recreativo y cultural, y convertir la Sedeso en Secretaría de Bienestar, empero no era el objetivo ni la prioridad de un gobierno interino, ¿o sí?

Se ofreció un gobierno interino que abonará a favor de la unidad de los poblanos, erradicara el encono y allanara el camino a la reconciliación, pero parece que el objetivo, en una estrategia subliminal, lo urgente es que el gobierno estatal se parezca al federal, de Morena.

Tampoco tendría nada de malo que busquen una calca del gobierno federal de Morena en el estado, pero para ello primero deben cumplir un pequeño requisito: tener el mandato popular en las urnas.

Priistas que respaldaron la definición de las características del gobierno interino, hoy lamentan que no haya pasado a la historia como un interinato que haya logrado la unidad y reconciliación de los poblanos.

Detentar y asumir el control del gobierno bajo una marca partidista, de forma abierta o subrepticia, no es un buen mensaje a favor de la democracia e inclina la balanza a un interés partidista, justo en la antesala del proceso electoral extraordinario.

La prisa política por imponer el sello partidista en los actos oficiales, contradice la ética y atropella los mínimos principios de urbanidad política, práctica que ha desaparecido en la era de la 4T. Si tiene Morena toda la posibilidad de ganar la elección extraordinaria, ¿qué prisa?

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.