• Regístrate
Estás leyendo: Yalitza es una persona
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 19:51 Hoy

Fuera de Registro

Yalitza es una persona

Nicolás Alvarado

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

De las mujeres que disputaron el Oscar a Yalitza Aparicio, ninguna responde a lo que las convenciones al uso entienden por “una belleza”. Glenn Close pasa de los 70. Olivia Colman es robusta, lo mismo que Melissa McCarthy, quien incluso ofrece una línea de ropa para mujeres que rebasan la talla 12. Y Lady Gaga ha hecho de su apariencia alejada del canon estético parte de su discurso sobre el empoderamiento.

Pero, a diferencia de la mexicana de origen indígena, ninguna se ha visto obligada a encarnar un ideal alternativo de belleza ni a ser objeto de vilipendios por su físico. Los políticos británicos no bromean sobre si Colman es más o menos linda que, digamos, Vivien Leigh (a diferencia de los nuestros, que sí se permiten decir que “para que reconozcamos que Yalitza es más hermosa que Dolores del Río todavía falta un rato”). Que Gaga aparezca ostensiblemente retocada en una portada de revista —como en Vogue en 2012— no conduce a injurias en redes sociales. Y ninguna ha tenido que soportar que una colega la tilde de “fea”.

Aparicio es parte de una larga línea de personas sin formación actoral reclutadas por cineastas para imprimir autenticidad a sus cintas. La lista se remonta, cuando menos, al 1948 de la Ladrones de bicicletas de De Sica y ha arrojado toda suerte de resultados: el protagonista de ésta, Lamberto Maggiorani, desapareció del cine; por el contrario, Franco Citti, obrero descubierto por Pasolini para su Accattone, terminaría por trabajar con Coppola y Bertolucci. ¿En cuál de esos supuestos se colocará Yalitza? Difícil saberlo cuando no ha llegado un segundo papel que le permita mostrar si es o no una actriz natural de talento. Injusta por tanto la andanada contra una profesional de la actuación que, por poner en tela de juicio su vocación, ha sido acusada de racista pese a —oh, ironía— compartir su origen étnico.

Racista es hacer menos a alguien por su origen pero también racista (y condescendiente) hacerlo más por idéntica razón. Y es que Yalitza Aparicio Martínez no es una advenediza ni un icono, un tótem ni un tabú, una pinche india ni una belleza. Más importante —y más hermoso—, es una persona.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.