• Regístrate
Estás leyendo: Ajax: el acta, el título y la ley
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 12:12 Hoy

Cartas oceánicas

Ajax: el acta, el título y la ley

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

El querido Ajax de Ámsterdam encomendó su vida a la formación jugadores sin importarle la bursatilización del futbol. Se convirtió en un equipo franciscano, que abrió las puertas de su organización al talento juvenil de cualquier sitio. Con un manual de estilo grabado en piedra, firmó uno de los documentos más valiosos del juego: el acta de nacimiento de Johan Cruyff. A partir de ese momento, la cultura de cantera se expandió por todos lados. El modelo del Ajax se desarrolló siendo un caso de éxito en la industria, con el tiempo, el Barça logró imitarlo contratando a Rinus Michels como entrenador, y a Cruyff como jugador; padre e hijo del llamado futbol total, mismo que Guardiola perfeccionó en la Masia junto a Xavi, Iniesta, Puyol, Messi, Piqué y Busquets. El deporte más popular del mundo debe mucho conocimiento a la escuela holandesa, sin embargo, nunca ha podido ganar un Mundial. Su trascendencia va más allá de cualquier resultado, la misión del Ajax, y aquí radica su grandeza, no está en los títulos, sino en las actas: dieron luz a inigualables generaciones de cracks. Hay una enorme carga de justicia poética en sus triunfos recientes frente al Real Madrid y la Juve: dos compradores compulsivos eliminados por un club formador. La última vez que el Ajax fue campeón de Europa, el futbol tenía un orden económico muy distinto. El 15 de diciembre de 1995, el Tribunal de Luxemburgo dicta sentencia sobre el caso Bosman, seis meses antes, el Ajax de Van Gaal levanta la Copa con Van der Sar, Reiziger, Blind, Rijkaard, Seedorf, Davis, Overmars, Kluivert y los hermanos de Boer; en aquel equipo graduado en la mejor escuela, jugaban tres extranjeros: los nigerianos Finidi George y Nwankwo Kanu, y el inolvidable finlandés Jari Litmanen. La holandesa, fue la Liga más perjudicada por Bosman, a partir de la ejecución de la ley, no volvimos a ver campeón de Europa a ninguno de sus equipos. Veinticuatro años después de su último gran título, los clubes holandeses perfeccionan el modelo de desarrollo de talento por instinto de supervivencia, se volvieron el mayor granero del futbol mundial. Los resultados son esperanzadores: criando jugadores, se puede competir en cualquier nivel.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.